¡¡Que vivan los estudiantes!!

Por Miguel Ángel Pardo Romero.

EL MULTITUDINARIO 8 DE JUNIO. Los estudiantes de Colombia conmemoraron su fecha histórica de manera extraordinaria en todo el país. El adjetivo está lejos de ser una cortesía de nuestro equipo de redacción, este se expresó en las impresionantes manifestaciones; en la alegría y la vitalidad de sus cánticos y consignas; en la claridad de las intervenciones de los noveles dirigentes sobre el tema educativo y el recorte a las transferencias, frente a unas plazas colmadas a lo largo de la geografía colombiana.
 
En el caso de la Plaza de Bolívar de Bogotá, de manera organizada arrivaron más de15.000 chicos y chicas de secundaria a las 2:00 p.m., después de tres horas de recorrido y esperaron a sus compañeros universitarios, quienes ingresaron a las 3:30 p.m, acompañándose hasta las 8:00 de la noche. Sin ningún incidente y planeado por ellos, a través de su provisional organización, la Coordinadora Nacional de Estudiantes de Secundaria (CONES) y por supuesto; los consejos, personeros y representantes estudiantiles ante los consejos directivos de las instituciones educativas asistentes. En el caso universitario, lo hicieron a través de la Multiestamentaria.
 
Ante el despliegue de tanta autonomía e independencia y sin vidrios rotos que registrar, la gran prensa optó por guardar silencio, desconocer el hecho y elogiar las marchas estudiantiles… venezolanas contra el gobierno de Hugo Chávez. Más vale mirar la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio, reza el adagio popular. También enmudeció la bancada peñalosista del Concejo de Bogotá que anda “escandalizada” con las manifestaciones de la muchachada en defensa de sus derechos, por lo que anunció aprobar un Acuerdo para coartar la libertad de expresión de los adolescentes, en contravía de los contundentes hechos de las anteriores semanas y del viernes pasado; como también, de los artículos 44 y 45 de la Constitución Política de Colombia, 139 de la Ley General de Educación, 29 y 32 del Decreto 1860 de 1994. Incoherente posición de los uribistas, disgustados con que los menores expongan sus planteamientos en defensa del presupuesto educativo pero se muestren de acuerdo (nosotros también) que desde los 14 años de edad se pueda elegir o ser elegido a las juntas de acción comunal. Pero pecan en materia grave, cuando no les merece tanto alboroto los dos millones y medio de niños colombianos que están agobiados por la explotación infantil, según las cifras de la organización Salven a los Niños. O que los responsables de los desplazamientos forzados, en su mayoría infantes y adolescentes, hoy tengan “castigos” irrisorios duramente cuestionadas por la comunidad internacional.
 
El fondo de la cuestión radica en que las políticas neoliberales, ejercidas desde el Estado, han privado paulatinamente, a los niños y los jóvenes de lo que les propio: 1 Integrante de la Junta Directiva de la Asociación Distrital de Educadores, Secretario de Asuntos Jurídicos y su representante ante el Comité Distrital de Capacitación Docente. Magíster en Historia y Licenciado en Ciencias Sociales. Bogotá, 12 de Junio de 2007.
 
la salud, la educación, la cultura, la recreación, el deporte y el empleo; “… el gobierno del NO futuro…”, tituló la CONES su último comunicado. Ahora de Ñapa, no pueden reclamar, so pena del castigo y del insulto, calificándolos de minusválidos mentales. Algo queda claro, ni FECODE dirige el Estado por lo que no es responsable de los estragos en las políticas públicas ni por arte de magia tiene la paternidad de la multiplicidad de marchas del último mes.
 
Desde la época de los prolegómenos de la independencia frente a España y a lo largo de los tres últimos siglos; es decir, antes y después del 8 y 9 de junio de 1929 y 1954, el Movimiento Estudiantil ha sido un baluarte de la Nación, en defensa de la soberanía nacional, los derechos civiles y la educación pública, científica y democrática. En esta ocasión, lo han hecho con lujo de detalles. Lo que pasa es que desde 1957, los directorios políticos de los partidos tradicionales no han logrado recuperar el control sobre éste y, por fortuna, todos los esfuerzos de los neoliberales, con similar propósito, han fracasado desde la década del 90. Ello tiene preocupado al uribismo y tiene pletórico al país nacional, como lo denominaba Jorge Eliécer Gaitán. ¡¡ QUE VIVAN LOS ESTUDIANTES!!