¿Por qué amenazan y callan a los maestros oficiales?