Carta abierta del rector de la UN al TIEMPO