Centrales de papel obedecen a intereses personales y perturban negociación de pliegos