Colombia debe fortalecer los colegios rurales para mejorar la calidad de la educación

Tomado de: https://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/fortalecer-colegios-rurales-para-mejorar-educacion-por-angel-perez/261804

 

Colombia debe fortalecer los colegios rurales para mejorar la calidad de la educación

La proclamada necesidad de desarrollar el campo colombiano y, de manera consecuente, luchar contra los cultivos ilícitos y la violencia en los territorios rurales encontró un obstáculo enorme: el abandono de la educación rural y sus pésimos resultados en coberturas y calidad.

La educación rural en Colombia se caracteriza por: un menor gasto por niño en educación; docentes provisionales y con menos formación; escuelas construidas con esfuerzos comunitarios, deterioradas en su infraestructura física, sin estándares adecuados para el proceso educativo, sin dotaciones y sin servicios públicos.

El 63% de las escuelas rurales no cuenta con agua potable, el 49% tiene baños en mal estado, el 16% funciona sin electricidad, el 47% no tiene acceso a internet y el 54% carece de línea telefónica.

Los datos son alarmantes, en el año 2015, en Colombia, el promedio de años de educación en zonas rurales fue de 5,5 años, mientras que en zonas urbanas fue de 9,2 años y solo 20 de cada 100 bachilleres graduados en zonas rurales lograron ingresar inmediatamente a la Educación Superior (Plan decenal de educación 2016 – 2026).

Aunque el Ministerio de Educación Nacional, MEN, sostiene que las diferencias en las coberturas rurales y urbanas se han disminuido en cerca de 20 puntos entre 2006 y 2016, aún se mantiene una diferencia de 9 puntos, esto explica que la cobertura neta en secundaria en la educación rural es del 54% y que de cada 100 estudiantes rurales que empiezan la educación básica solo terminan 48 la educación media.

Le recomendamos: El resultado de la Consulta Anticorrupción y calidad de la educación

Sobre el estado de la educación rural, la Fundación Empresarios por la Educación destacó que en el 2013, el 13,8% de los adolescentes entre 12 y 15 años en la zona rural no estaba asistiendo a educación secundaria y que las brechas educativas en cobertura y calidad son mayores en las zonas rurales de conflicto armado que en las zonas rurales dispersas no afectadas.

En relación con la calidad de la educación rural básica, según el MEN, “losresultados de las pruebas Saber de los grados 3º, 5º, y 9º del año 2017 muestran que alrededor de 72% de los estudiantes del sector oficial de la zona rural, en los tres grados mencionados y en las áreas de lenguaje y matemáticas, tienen un desempeño insuficiente o mínimo”.

Ante este panorama, es imposible no relacionar las bajas coberturas educativas y la mala calidad de la educación, con pobreza, violencia e ilegalidad en las zonas rurales.

No se pierda: Mineducación no está organizado para atender los grandes problemas del sector

Por fortuna, más de 70 organizaciones han empezado a trabajar de manera conjunta en la Mesa Nacional de Educación Rural, lo que es un hecho extraordinario, entre las que destaco algunas relacionadas con el sector educativo (Fundación Compartir, Empresarios por la Educación, CINEP, Viva la Ciudadanía, entre otras), universidades (Nacional, Andes, Pedagógica, entre otras), así como colegios, docentes, directivos docentes, expertos e investigadores.

Así mismo, las secretarías de educación por todo el país están realizando, durante los meses de agosto y septiembre, foros educativos donde se reflexiona y se buscan alternativas para mejorar la educación rural.

Las mejores experiencias y propuestas serán presentadas en el Foro Nacional en el mes de octubre, para entonces se espera que la Ministra de Educación y su equipo tengan consolidada una propuesta de política de desarrollo para la educación de los niños, adolescentes y jóvenes de las zonas rurales, sin olvidar las necesidades de los adultos. Propuesta que deberá concentrar esfuerzos en fortalecer la financiación de la educación rural, en la gestión de los colegios oficiales rurales y en un decidido apoyo a sus directivos y docentes.  

Además, el Ministerio de Educación deberá reorganizar su estructura administrativa y su desarrollo institucional para coordinar y dar el soporte técnico a las secretarías de educación y a las demás entidades públicas, en el propósito de lograr que éstas concentran su acción educativa y multisectorial en los colegios rurales.

Lea también: Ministerio de Educación: de regreso al viejo país centralista

El MEN debe tener en cuenta que Los colegios rurales a mayor distancia de las capitales y de los centros urbanos son los más abandonados, peor dotados y con mayores problemas de deserción y calidad.

Recordemos que las capitales de departamentos y lo municipios más urbanos administran directamente la educación, luego los departamentos administran la educación de los municipios más rurales, con mayor dispersión de su población y pobres (con menores recursos propios) razón por la cual los colegios rurales dependen en su mayoría de las secretarías de educación departamentales, algunos de ellos ubicados a más de 4 o 5 horas por tierra cuando existen caminos, o a más de un día cuanto se llega por trochas y ríos.

Los colegios rurales a futuro deberán contar con más recursos de gratuidad (la nación gira cerca de $80.000 año por estudiante).

Además, se pueden estudiar mecanismos institucionales para lograr que los recursos para alimentación escolar, transporte escolar, mantenimiento de la infraestructura, dotaciones y calidad, se gire directamente a los colegios rurales, fortaleciendo el control y la participación de la comunidad educativa.

En próximo artículo plantearé más instrumentos de política para la educación rural.