Día “E” de Efectismo pero no de Excelencia Educativa

Texto completo del editorial de Renovación Magisterial

Por: Miguel ángel Pardo Romero, Fiscal de la ADE[1]

 

Audio | Versión PDF

 

El “Día E” tiene una intención ante todo efectista. Los golpes publicitarios a los cuales nos empieza a acostumbrar la Ministra de Educación, Gina Parodi, buscan evadir reformas estructurales que requieren de presupuesto, negados por los sucesivos gobiernos neoliberales, especialmente con las regresivas reformas constitucionales de 2001 y 2007, que suprimieron entre 90 y 100 billones a la inversión social entre 2002 y 2016. Las consecuencias se consignaron en actual Plan Nacional de Desarrollo-PND-, aún vigente, que se ratifican en el proyecto de ley que se discute para el próximo cuatrienio[2]; razón por la cual, la gigantesca conminación que hicimos el pasado 19 de marzo -los maestros, maestras, directivos docentes y demás trabajadores estatales- al Gobierno y al Congreso de la República para su modificación. Negar el presupuesto estatal y adecuado está en contravía de garantizar el derecho a una educación pública, científica y democrática.

Documento relacionados:

Para develar la perversa intención del “Día E”, retomo apartes de un texto que en noviembre de 2010 “Dificultades en la promoción y el aprendizaje escolar: la gota que derramó la copa”, el cual que está vigente:

“La mezquindad de la política neoliberal se fundió con lo absurdo. Varios ejemplos: negar a niños y niñas, un preescolar de tres grados, cuando todas las investigaciones demuestran que son transcendentales los primeros cinco años en todos los aspectos del desarrollo humano, con el agravante que llegan desnutridos al inicio de la escolaridad, uno de los factores de privación socio – cultural de mayor impacto. No menos grave, ha sido la decisión de “aplazar” el derecho de la niñez a tener docentes en educación física y artística, idioma extranjero, tecnología e informática en preescolar y primaria y asignarlos solo hasta que accedan a la secundaria, desamparando durante 8 años el desarrollo de sus potencialidades, haciendo difícil cultivar el gusto por el estudio y caso omiso que estas áreas del conocimiento tienen una relación directa con las demás.”

“ En la secundaria, se erosiona el sentido de la utilidad social de la educación en el alumno, con la promoción automática, el “conocimiento” “circunscrito” a cuatro competencias “básicas” y una educación media que no es especializada. Todo en su conjunto, contribuye a una enorme frustración de la muchachada que se aleja de la universidad o del mundo laboral, sin contar las terribles consecuencias en el deterioro de los ambientes apropiados para el aprendizaje.

Y todo fiscalmente perverso pero convertido en norma. El Gobierno con la Ministra de Educación y los grandes medios de comunicación ahora ¡¡ se hacen los sorprendidos !!, como el ladrón que grita atrapen al ladrón mientras él lleva la gallina bajo el brazo, “orientan” a la opinión a que concluya que la responsabilidad es del Magisterio y de los colegios oficiales, preparan el terreno para la supresión del sistema educativo público estatal y anuncian que en adelante la prioridad será la educación contratada y las concesiones escolares. Negocio redondo.

La promoción y el aprendizaje escolar están afectados por los factores asociados ya mencionados en este artículo y otros, como la situación de vulnerabilidad de los niños y jóvenes cuyas manifestaciones son: el maltrato sicológico y físico, el abandono, la violación de sus derechos, débiles pautas de crianza, soledad y hasta “niños criando niños”. Cuando llegan al colegio, están en situación de desventaja porque el afecto ha tenido una ruptura para poder crecer sanamente. Otro de los factores es la manipulación de las mal llamadas redes “sociales” a través de internet o la presión social por medio de la televisión. Sin control estatal, sin auto regulamiento de los particulares y las mafias haciendo de las suyas a las puertas de la escuela. Toda esta carga pasa a los hombros de la escuela y aumenta los conflictos. ¡Y siguen haciéndose los sorprendidos!

“No se requiere un “Pacto” en el cual el Gobierno Nacional presenta como “solución” profundizar las causas del colapso sino una declaratoria de emergencia educativa en la que Estado y el Gobierno asuman su responsabilidad en los factores asociados aquí descritos, reservándose (el establecimiento) “el derecho” a “esperarnos” al final del camino, centrando la calidad de la educación en la pruebas y la evaluación. La emergencia educativa significaría, especialmente, el suficiente aumento de orientadores escolares y docentes en todas las áreas en preescolar y primaria, equipos de sicólogos y trabajadores sociales en la red hospitalaria en número adecuado para atender los problemas familiares que inciden en el desarrollo de los niños y jóvenes, equipos interdisciplinarios para incidir en las causas que afectan el aprendizaje escolar, disminución del número de estudiantes por aula y la asignación académica establecidos con criterios pedagógicos, modernización de la infraestructura, bienestar escolar, tiempos y espacios para la actualización de los currículos y formación permanente de los docentes financiada por el Estado. Poco efecto tienen los programas esporádicos cuya principal finalidad es la publicitaria”.

Documento relacionados:

En la emisión de Aula Múltiple del 15 de marzo, hicimos una análisis con la Maestra Luz Marina Nieto Camero, a propósito del artículo publicado en el periódico El Tiempo, del domingo 22 de febrero de 2015, “niños colombianos pasan raspando en habilidad lectora”, Luz Marina desveló académicamente que esta perversa conclusión refleja que el MEN no tiene en cuenta los demás factores asociados al aprendizaje, solo los resultados de un ejercicio de evaluación y reiteró que existen mínimo 5 factores asociados al aprendizaje y en este caso, al aprendizaje de la comprensión de lectura: 1. La Didáctica, 2.el acceso a los diversos materiales para leer, 3. Los resultados de evaluaciones. 4. Las condiciones socio- familiares de los estudiantes, y 5. El estudiante con sus características personales y propias del desarrollo. Los factores uno, dos y tres hacen parte del contexto institucional.

Ahora bien, si la opinión de los maestros y maestros, no se considera suficiente por parte de algunos, recomendamos el artículo de “La evaluación de la calidad educativa en América Latina: modelos emancipadores en construcción” escrito por Pablo Gentili, Secretario Ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) quien afirma:

 “Considerar la calidad de la educación como un conjunto de componentes que cualifica el derecho a la educación significa poner en el centro del debate a la política educativa y a la pregunta sobre el sentido de la educación…

Evaluar, por más sofisticada que sea la prueba, el rendimiento de los jóvenes en lengua, matemática y ciencias a partir de un conjunto de competencias que se suponen necesarias para enfrentar el mundo y establecer una nota para luego organizar a los países en un ranking significa pasteurizar, empobrecer y transformar el debate de la calidad de la educación en algo banal pero tecnológicamente complejo…

El dispositivo de evaluación se vuelve un fetiche, que parece resumir en sí mismo los fines y metas de cualquier sistema escolar que aspira a formar sujetos competitivos…

PISA, por detrás de esa parafernalia de datos previsibles, no es otra cosa que un nuevo invento para un viejo argumento tecnocrático y conservador: subordinar la educación a los intereses del mercado”.

Documento relacionados:

Se trata entonces de dos concepciones antagónicas de la política educativa pública. Una regresiva y neoliberal que limita o niega el derecho a la educación por la vía de suprimir la adecuada financiación estatal. La otra, la nuestra, que lucha por elevar a la condición de derechos fundamentales y humanos la educación, la salud y el disfrute de la cultura y el deporte. En Nuestra propuesta, la dignificación de la profesión y del trabajo hace parte de una política educativa avanzada y los cambios que proponemos, por ejemplo de jornada escolar, son para transformar las prácticas pedagógicas y no para contar con el aval de los tecnócratas que elaboran las pruebas Pisa.

Nuestra propuesta de Jornada Única requiere entre otras condiciones de:

Reformas curriculares que contribuyan a transformar las prácticas pedagógicas.

Menos número de estudiantes y núcleo familiar atendido por docentes, docentes orientadores, directivos docentes y personal administrativo;

Docentes en diversas áreas en todos los niveles y modalidades educativas, especialmente en preescolar, primaria y para los niños con necesidades educativas especiales.

Una asignación académica definida con criterios pedagógicos, incluidos los tiempos para la reflexión el ejercicio de la democracia y el gobierno escolar y las actividades académicas y pedagógicas diferentes a la clase.

Aumento y adaptación de plantas físicas; mayor número de docentes, directivos docentes, trabajadores administrativos y de servicios generales, vinculados directamente por el estado en planta y estabilidad laboral y

Un incremento salarial digno adicional al salario profesional que debemos tener todos los docentes y directivos docentes.

En el resto del país , es indispensable la gratuidad plena de la educación y el bienestar escolar para garantizar la permanencia en la escuelas, logradas en Bogotá, como también, de la financiación estatal y adecuada de la formación docente y su reconocimiento directo en el escalafón nacional.

Adicionalmente, la Ministra de Educación, que tanto aspira a ingresar a la OCDE, calla convenientemente la inversión promedio por estudiante reportada por esta organización en 2010, entre sus integrantes de Europa, Estados Unidos y Canadá es de 6.756 dólares primaria ($11.978.388), 8.153 dólares secundaria ($14.423.355) y 16.625 dólares en educación superior ($29.476.125). La misma organización sostiene que México y Brasil gastan menos de 2011 dólares año primaria ($3.565.503) y en secundaria cerca de 1.750 dólares año ($3.102.750). En Colombia, a esa fecha corresponde la inversión es de  $1.500.00, la cual no ha subido mucho desde entonces, salvo Bogotá que hoy la duplica gracias a las propuestas del Magisterio y del Sector Educativo, acogidas por los Gobiernos alternativos desde 2004 a la fecha.

Le preguntamos a la Ministra ¿Ser Pilla, paga?

Por ello compartimos el llamado de FECODE al magisterio colombiano a “enarbolar una campaña de DESOBEDIENCIA CIVIL”, usando ese día para “levantar un estudio de las necesidades de las instituciones, exigiendo solución a las mismas. También exponer y explicar la problemática que vive la educación pública, el magisterio y el proceso de negociación del pliego de peticiones”. A lo que en Bogotá agregamos, la defensa de los Acuerdos suscritos entre la ADE- SINDODIC y la SED, el pasado 29 de octubre y la exigencia de su cumplimiento a la Administración Distrital. Para el efecto es necesario que nos  apropiemos del Acta correspondiente, tanto en la parte pertinente a los Acuerdos, los cuales tiene fuerza de ley; como también, de la argumentación que sustenta los Desacuerdos porque contribuyen al debate nacional sobre jornada única y concesiones escolares, entre otros.

Documentos relacionados:

En el mismo sentido, la ADE ha declarado la “Semana por la educación como derecho fundamental y la dignificación de la profesión docente y de la labor de los demás trabajadores de la educación”,

Documentos relacionados:

Convirtamos también el “Día E” en una defensa de la formación docente como derecho y del papel de la autonomía, la democracia y el gobierno escolar porque somos los pedagogos y la comunidad educativa,  quienes debemos determinar el rumbo académico de las instituciones educativas. Los audios y artículos académicos sobre política educativa que contribuyen al debate están incorporados al presente editorial y publicado en nuestra página:

 www.renovacionmagisterial.org.

Audios y documentos relacionados:

El lenguaje militar, así haga alusión al liberador desembarco en Normandía, ni el econométrico y perverso “Ser Pilo paga”, NO son propios del sector educativo, sobre todo si se trata de un distractor para seguir negando el derecho a educación pública, científica y democrática. Como titulamos un artículo en 2003, a propósito del derecho a la formación docente, no aceptaremos que se nos prescriba ni se  proscriba la academia.

 


[1] Miguel Ángel Pardo Romero, Magister en Historia, licenciado en Ciencias Sociales. Ex delegado del magisterio de Bogotá ante la Junta Distrital de Educación (JUDI) y ante el Comité Distrital de Capacitación Docente (CDCD). Ex –presidente y actual Fiscal de la ADE. Correo miguep2011@gmail.com, facebook: Miguel Ángel Pardo Romero, Twitter: miguep_ade, página electrónica www.renovacionmagisterial.org. Radio Revista Aula Múltiple, programa de Renovación Magisterial y Encuentros Pedagógicos, marzo 22 de 2015.

[2] En el caso de la educación, por ejemplo, el actual proyecto de ley que se discute en el Congreso de la República, reitera  el contenido regresivo del actual PND, el cual no incluye a los niños de 3 y 4 años de edad en el sistema escolar y pone en entredicho la atención del grado de transición en los colegios oficiales, lo que equivale a una reforma constitucional de contrabando. A la vez, difiere la universalización de la educación media para el 2030 y, a la “jornada única”, la deja sin recursos, lo que significaría más tiempo con los estudiantes pero sin más planta de personal, ni más infraestructura, ni incremento salarial pero si mayor sobre carga laboral y deterioro en la salud del Magisterio. 

Archivos adjuntos: