Editorial: Francisco Primero, la PAZ y la Reconciliación Nacional

Por Néstor Raúl Ramírez Moreno, Mienbro del  Ejecutivo CUT Bogotá-Cundinamarca, Activista Sindical de la ADE, Integrante del Comité Sindical de la ADE de la Localidad Cuarta.

_____________________________

 

El equipo nacional y distrital  de Renovación Magisterial y su programa radial Encuentros Pedagógicos saluda  con profundo respeto y admiración la llegada a Colombia, el próximo miércoles 6 de septiembre, del Papa Francisco, Sumo Pontífice de la comunidad católica en el mundo entero, y por supuesto de la importante comunidad católica de nuestro país, porque sabemos y reconocemos con agradecimiento, de su irrestricto e incondicional apoyo al proceso y a los Acuerdos de Paz que pusieron fin a la guerra fratricida, de más de cincuenta años, entre la guerrilla de las FARC-EP y el Estado colombiano. Y porque sabemos que viene a traernos su mensaje de paz “esa paz que estamos llamados todos a construir desde un corazón abierto al perdón, a la reconciliación y a la solidaridad” como lo señaló recientemente el cardenal Rubén Salazar.

Han sido muy importantes y valiosas las palabras del Papa Francisco, de acompañamiento y de orientación, a lo largo de todo el proceso que culminó con la firma de los Acuerdos de Paz entre las FARC-EP y el gobierno colombiano. Hace dos años, en septiembre de 2015 expresó con sabiduría: “No tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación”. Siempre ha destacado “los esfuerzos del pueblo colombiano para superar los conflictos del pasado y lograr la tan ansiada paz”. Y cuando por fin se firmaron los Acuerdos no solo dijo “estar muy feliz” por la “buena noticia” sino que expresó su acertada orientación al respecto: “los países que trabajaron para hacer la paz y son los garantes blinden este acuerdo para que no pueda regresarse atrás, hacia un estado de guerra”.

Esperamos que la venida del Papa Francisco consolide el proceso de paz, amenazado hoy por quienes desde el odio expresan abierta y públicamente su deseo por hacer trizas los Acuerdos de Paz, obligando a las personas de bien, a los demócratas del país, a unirnos para enfrentar esta latente amenaza que pondría en grave riesgo, no solo los valiosos y tan difícilmente logrados Acuerdos de paz con las FARC-EP, sino el esperanzador proceso que se ha iniciado con el ELN y lo que es más grave aún, pondría en riesgo la vida tanto de los dirigentes  demócratas como de las organizaciones políticas y sociales.

Queremos expresarle al Papa Francisco nuestra inquietud y preocupación por los asesinatos que se vienen cometiendo en Colombia actualmente, y que han cobrado la vida de cientos de mujeres y hombres, dirigentes campesinos, indígenas, ambientalistas, defensores de Derechos Humanos, situación que no está siendo atendida como debe ser, por parte del gobierno nacional, trayendo la zozobra y la incertidumbre y el miedo, asuntos que queremos dejar atrás como lo reitera el papa y que nunca jamás vuelvan a repetirse.

 

Que la venida del Papa Francisco obligue también a reflexionar sobre el estado de descomposición moral de gran parte de la clase dirigente del país, envuelta hoy en turbios escándalos de corrupción que han salpicado a la cúpula de las tres ramas del poder públicos, corruptos que cínicamente aspiran a seguir gobernando el país, y sobre la imperiosa necesidad de que sean sancionados ejemplarmente para poder recuperar la confianza en las instituciones y que los ciudadanos de bien los castiguemos en las urnas. Para los corruptos ni un voto más.

Bienvenido Papa Francisco, bienvenida la paz a Colombia.

Les habló Néstor Raúl Ramírez Moreno, miembro del Comité Ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores CUT, subdirectiva Bogotá-Cundinamarca. Que tengan un feliz fin de semana.

 

Esperamos que la venida del Papa Francisco consolide el proceso de paz, amenazado hoy por quienes desde el odio expresan abierta y públicamente su deseo por hacer trizas los Acuerdos de Paz, obligando a las personas de bien, a los demócratas del país, a unirnos para enfrentar esta latente amenaza que pondría en grave riesgo, no solo los valiosos y tan difícilmente logrados Acuerdos de paz con las FARC-EP, sino el esperanzador proceso que se ha iniciado con el ELN y lo que es más grave aún, pondría en riesgo la vida tanto de los dirigentes  demócratas como de las organizaciones políticas y sociales.

 

Queremos expresarle al Papa Francisco nuestra inquietud y preocupación por los asesinatos que se vienen cometiendo en Colombia actualmente, y que han cobrado la vida de cientos de mujeres y hombres, dirigentes campesinos, indígenas, ambientalistas, defensores de Derechos Humanos, situación que no está siendo atendida como debe ser, por parte del gobierno nacional, trayendo la zozobra y la incertidumbre y el miedo, asuntos que queremos dejar atrás como lo reitera el papa y que nunca jamás vuelvan a repetirse.

 

Que la venida del Papa Francisco obligue también a reflexionar sobre el estado de descomposición moral de gran parte de la clase dirigente del país, envuelta hoy en turbios escándalos de corrupción que han salpicado a la cúpula de las tres ramas del poder públicos, corruptos que cínicamente aspiran a seguir gobernando el país, y sobre la imperiosa necesidad de que sean sancionados ejemplarmente para poder recuperar la confianza en las instituciones y que los ciudadanos de bien los castiguemos en las urnas. Para los corruptos ni un voto más.

 

Bienvenido Papa Francisco, bienvenida la paz a Colombia.

 

Les habló Néstor Raúl Ramírez Moreno, miembro del Comité Ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores CUT, subdirectiva Bogotá-Cundinamarca. Que tengan un feliz fin de semana.

 

Promocionar: 
Promocionar