El magisterio de Bogotá, Cundinamarca y Colombia se movilizó nuevamente por el derecho a la salud y el trabajo decente y digno

- Vea aquí la galeria de fotos

La de ayer, 16 de febrero, fue la primera jornada de protesta del año por el derecho a la salud y el trabajo digno, actividades que se replicaron en las principales ciudades del país con participaciones numerosas.

En Bogotá, la jornada se realizó entre las 10:00 am y las 2:00 pm frente al MEN. La participación fue cercana a los 10.000 educadores, a pesar de que la convocatoria contó con solo 4 días hábiles de preparación, lo que demuestra lo sensible de la problemática para los docentes de Bogotá, Cundinamarca y Colombia y la gran capacidad de respuesta del magisterio.

En la intervención de Miguel Ángel Pardo Romero, Presidente de la ADE, al referirse a los motivos del plantón, señaló que de acuerdo a los indicadores, el 57 % del magisterio de Bogotá está afectado en su salud por la sobre carga laboral y el deterioro de los ambientes escolares, con un agravante complementario, el deficiente servicio médico que viola diariamente el régimen especial de salud e impone de facto la ley 100 de 1993 al aplicar las restricciones o negar el servicio.

Para mencionar que este ha sido un proceso de reclamo y protesta permanente, Miguel Ángel Pardo Romero, recordó que en el último año, la movilización del Magisterio se ha orientado a reivindicar 4 derechos: la salud, la educación, la vida y el trabajo decente. Con la iniciativa de la ADE y la CUT, en el marco de la radicación del Pliego de Peticiones de FECODE, se comenzaron las movilizaciones conjuntas con estudiantes y el resto de los trabajadores, el 7 de abril, las cuales se replicaron el 7 de septiembre, el 7 de octubre y el 10 de noviembre, esta última festejando el triunfo del movimiento universitario.

En lo que a nosotros respecta, prosiguió el profesor Miguel Ángel, las movilizaciones del año pasado lograron hacer replegar al Gobierno en su intento de imponerle figuras extrañas al Régimen Especial del Magisterio como son las controvertidas EPS, para profundizar el proceso de privatización de la salud y que, como es de conocimiento público, son entidades representativas de la Ley 100 de 1993, expresión de la voracidad de la intermediación privada, y en algunos casos de la corrupción y del paseo de la muerte. Y continuó señalando que en cambio de resolver las causas de la deteriorada salud del magisterio, el gobierno las agudiza al impulsar y emitir leyes o actos administrativos regresivos.

En cuanto a la sobrecarga laboral, el PND de Santos aprobó el aumento del tiempo escolar sobre la base de un mayor control del tiempo de los maestros, lo que muestra que no aumentará ni presupuesto, ni docentes, ni salarios. Como complemento, emitió la Directiva Ministerial 02 de 2012, extendiendo la asignación académica y la jornada laboral por la vía de profundizar en la aplicación del perverso Decreto 1850 de 2002 que significó una regresiva reforma laboral (Clíc aquí para ver directiva). Afirmó también que la aplicación del decreto 1850 de 2002 durante los últimos 10 años ha significado el deterioro de nuestra salud y de la calidad de vida en una tendencia geométrica.

La lucha de fondo es la misma del conjunto de toda la población, afirmó Pardo, es por la derogatoria de la Ley 100de 1993 y contra la intermediación privada que también afecta al Magisterio. El gobierno pretende la igualdad pero por lo bajo, es decir en cambio de elevar la salud a la condición de derecho fundamental y humano, su objetivo es debilitar los regímenes de salud que como el nuestro no está sujeto completamente a todas las restricciones de la fatídica Ley.

En el caso de la salud, nos encontramos en el proceso en el cual el Gobierno Nacional, a través del Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio (FOMAG) convoca a las entidades interesadas en la atención médica al magisterio. Ello se hace a través de Pliegos de Condiciones que, en nuestra opinión, introduce elementos de Ley 100 de 1993, otorga la posibilidad a participar a entes ajenos, como las aseguradoras y desmejora la atención al cambiar la organización hoy agrupada en 9 regiones en el país y ahora lo estaría en 5; la consecuencia de ello es que la entidad que salga favorecida no atendería a Bogotá exclusivamente con sus 80.000 afiliados y beneficiarios sino a varios departamentos a la vez, lo que agravaría aún más la atención médica con las actuales o nuevas entidades que no dan abasto. Análoga situación se presentaría para todo el país

Es muy posible que el Gobierno intente aplicar y aprobar nuevas medidas para golpear aún más al magisterio oficial y para detenerlas nos obligaría a realizar un paro nacional que debe realizarse con otros sectores de trabajadores y de la población afectados por las medidas del gobierno. Como se puede ver claramente, finalizó el Presidente de la ADE, los 4 derechos se relacionan entre sí y, en consecuencia, la lucha por su materialización es más vigentes que nunca.


Bogotá, 17 de febrero de 2011

Renovación Magisterial y Educativa

Comité de Redacción