El paro es legitimo y necesario para avanzar en las negociaciones