LA CALIDAD DE VIDA Y LA EDUCACIÓN NO SE MEJORA CON ENCUESTAS DE OPINIÒN