La educación en el Plan Nacional de Desarrollo 2011-2014

En el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 dice:

La educación, por su parte, es quizás la herramienta más efectiva para reducir la inequidad y alcanzar igualdad de condiciones para la generación de ingresos. A través de una educación equitativa, de calidad y con pertinencia, la población puede acceder con mayor facilidad a un empleo formal o emprender con más posibilidades de éxito una iniciativa empresarial. Lo anterior, sin olvidar los múltiples efectos positivos que genera la educación sobre el desarrollo personal de los individuos.1

 Y en otro aparte sostiene:

Un país competitivo es un país con empresas productivas y pujantes que generan riqueza y empleo de calidad. Es un país con condiciones económicas y sociales favorables al crecimiento sistemático y sostenido de la productividad de los sectores económicos. Es decir, un país con un entorno propicio para ingresar en una senda de crecimiento económico alto por un período prolongado de tiempo.2

Nadie niega la verdad de estas afirmaciones, pero de ahí y muchas otras semejantes a estas, no se saca en buena lógica lo que el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos quiere con el Plan Nacional de Desarrollo, su ejecutoria en la economía continúa, como es de conocimiento de todos, aplicando a fondo el modelo neoliberal, acabando con las instituciones públicas, recortando el gasto del Estado y entregando todas sus funciones al sector privado convirtiendo los derechos en mercancías.

La opinión del señor Armando Montenegro3, de que la verdadera revolución educativa consiste en realizar evaluaciones cuantitativas anuales a Instituciones, docentes y estudiantes, cuyos resultados deben tener consecuencias inmediatas en el manejo del sistema, que los colegios con peores resultados deben ser sometidos ajustes, permitir que sus rectores nombren y destituyan docentes, y si los colegios no mejoran después de un tiempo entregarlos a operadores idóneos; y para los estudiantes de bajos recursos ofrecerles becas y colegios públicos vocacionales de excelencia. Esta opinión es la más cercana a los ultra neoliberales tecnócratas del Ministerio de Educación, es solo el eco de aquellos que ignoran las más simples leyes de la pedagogía y se ponen de moda con el pensamiento de que quienes desde el Banco Mundial y el BID orientan para el mundo todas estas barbaridades, algunas de estas ideas se han hecho realidad en el PND (ver capitulo lll artículos del136 al 149, capitulo lV articulo 242 ).:

Para que un país entre en la senda del crecimiento económico alto por un periodo prolongado de tiempo, como el caso de China que ha venido creciendo con índices promedio de 10 % anual en las últimas tres décadas, tuvo que diversificar su estructura productiva, reformar su educación y aplicar una política de inserción en la economía internacional. ¿Cumple estas exigencias el PND? La respuesta es negativa. China para llenar este requisito tuvo que invertir grandes sumas durante periodos largos en todos los factores asociados a una educación óptima, posicionando a sus profesionales como los más calificados y mejor cotizados del mundo, lo mismo con su mano de obra suficiente y calificada, como lo explicó el profesor Ricardo Bonilla4 en un panel con los delegados de la ADE sobre PND.

No es el caso de Colombia cuyo PND aprobado el 29 de abril último, no tuvo en cuenta las peticiones de los parlamentarios que han estado atentos al desarrollo progresivo de nuestro sistema educativo estatal, no se aceptó establecer los tres grados de preescolar con docentes especializados, como lo aconseja la ciencia pedagógica, por tratarse de un periodo evolutivo de la infancia donde se pueden desarrollar con mucha facilidad las funciones psicológicas superiores, el bilingüismo entre otras, única opción para que nuestros estudiantes tengan la posibilidad de construir un proyecto de vida digno y alcanzar una posición considerada por ellos como valiosa, todo esto se frustra pues en el Capítulo lll “Igualdad de oportunidades para la prosperidad social” en su artículo 136, condena a la primera infancia, refiriéndose a los niños y niñas comprendidos desde la gestación hasta los 5 años y 11 meses a ser atendida en sus necesidades primarias por el ICBF. 5

El profesor Bonilla dice que de las cinco 'locomotoras' del PND que la única que sería productiva es la explotación de la minería y los hidrocarburos, explotación que correspondió al modelo económico de los países en desarrollo de principios del siglo pasado, las otras: la agricultura (el poco desarrollo que alcanzó fue arrasado por el neoliberalismo a principios de la década pasada); la infraestructura vial; la de vivienda y la llamada innovación tecnológica no son mas que grandes problemas que padece el país y que dicho Plan estaría cimentando su expectativas en la solución de ellos.

Por estas razones, las necesidades prioritarias de nuestro sistema educativo estatal para alcanzar un nivel aceptable deben ser: mejorar las condiciones de vida de los estudiantes, aliviar la pobreza, gratuidad de la educación, atender la salud, suministrar textos y útiles escolares, subsidios a los estudiantes más pobres6 y por qué no, la capacitación familiar en sus funciones educativas con sus hijos, todo esto, para garantizar el acceso, la permanencia y la continuidad en el sistema, así como favorecer el buen ejercicio de la actividad pedagógica. Todas estas prioridades están lejos de ser resueltas por el PND; nos tocara elegir un mandatario que no se guie por los nefastos principios neoliberales o en cambio, organizar un amplio movimiento social que imponga lo que la ciencia aconseja para que nuestro sistema educativo alcance su verdadero desarrollo para que Colombia sea un nuevo país con bienestar para todo el mundo.


Por Héctor Emilio Rodríguez Riveros, Asesor CEID-ADE, hctoremil@yahoo.es

Notas:

1 Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014.”Prosperidad para todos”

2 Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014.”Prosperidad para todos” Capítulo lll página 93

3 Montenegro, Armando. “La reforma educativa” El Espectador 13 de febrero de 2011. Ha sido director del Departamento Nacional de Planeación, presidente de ANIF y director alterno del Banco Mundial.

4 Investigador del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional

6 Rodríguez Céspedes, Abel “Calidad de la educación: la credibilidad pérdida”, ex secretario de educación de Bogotá.