La inversión extranjera y el TLC

Helena Villamizar - Economista

El Gobierno ha sustentado la firma del TLC en imperativos cuya validez no solo resultan cuestionables desde el punto de vista teórico sino que han sido desmentidos por la realidad. Uno de ellos es el papel fundamental asignado a la inversión extranjera -IE- en el desarrollo, sin atender al tipo de inversión, tesis que condujo a gravísimas cesiones a los capitales estadounidenses en dicho tratado, comprometiendo la soberanía nacional en terrenos irrenunciables.


Los preconizados grandes beneficios de la IE han sido elocuentemente refutados por múltiple evidencia. "Extranjeros sacaron del país el 72 por ciento de su inversión" resaltó EL TIEMPO (2 de abril). De US$6.295 millones invertidos giraron a sus casas matrices US$4.523 millones de ganancias, según la balanza de pagos. Y en el 2006 dejaron mucho comparado con otros años; según Federico Jimeno, vicepresidente de Inversión de Proexport, entre el 2001 y el 2005 la reinversión fue de 10,4 frente al 21 por ciento el pasado año.

El giro de la mayor parte de las utilidades de la IE no constituye entonces un comportamiento atípico del 2006. En el sector petrolero uno de los grandes receptores de capital (cerca del 30 por ciento de la Inversión Extranjera Directa -IED- el último año), el 84 por ciento de las nuevas inversiones fue girado al exterior como reembolso de capital entre 1994-2005 (US$17.686 millones de US$21.050 millones). Ello significa que en promedio en tan solo un año y dos meses los inversionistas petroleros estarían recuperando el capital invertido en Colombia. ¡Situación envidiable recuperar en tan solo un año casi todo el capital invertido! Y estas cifras no incluyen el giro de utilidades que ascendió a US$6.764 millones en el mismo período, de las cuales solo reinvirtieron US$291 millones, equivalente a un pírrico 1,6 por ciento de lo girado al exterior como "reembolso de capital". Y sin embargo, el Gobierno pretende que de la privatización de Ecopetrol proyectada para el segundo semestre, se derivarán grandes reinversiones para la economía colombiana. ¡Sorprendente optimismo ante la contundente evidencia de las propias cifras oficiales!

La IED no solo no reinvierte en Colombia, sino que ha tenido un enorme peso en el déficit de US$5.852 millones por rentas de factores y su empeoramiento frente al 2005. Según el Emisor, "el deterioro en esta cuenta refleja, principalmente, las salidas de giros de utilidades y dividendos a las casas matrices, las cuales se relacionan con la mayor inversión extranjera directa que ha ingresado a la economía en los últimos años,"... "En suma, los anteriores conceptos representan un aumento de 27 por ciento frente al 2005". Es llamativo que estos inversionistas aumentaran sus utilidades giradas al exterior en casi 30 por ciento el pasado año, al tiempo que el empleo se reducía en Colombia, proceso que ocurrió en el marco de reformas laborales y pensionales que recortaron derechos a los trabajadores bajo el primer mandato de Uribe Vélez. Ello ilustra preocupantes tendencias distributivas y del ingreso nacional que el Gobierno omite mencionar, y confirma que "el crecimiento de la economía se queda en pocas manos... y la pobreza no disminuye", como afirmó Monseñor Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal colombiana.

Algunas cifras resultan ilustrativas. El egreso de utilidades representó 21 por ciento de los ingresos tributarios del Gobierno Nacional en el 2006 ($51.221 miles de millones). ¡El equivalente a más de la quinta parte del esfuerzo fiscal de todos, incluidos los más pobres que pagan IVA, se va al exterior como utilidad de la inversión extranjera! Estos giros de utilidades a su vez representan casi el doble de la inversión del Gobierno Nacional (181 por ciento). Y sin embargo, a las "insuficientes" ganancias de dichos inversionistas, la reforma tributaria le eliminó el impuesto de 7 por ciento a las remesas, mientras la justicia carece de recursos para atender debidamente a los desplazados e identificar a los desaparecidos, para mencionar solo una entre las inmensas necesidades de los colombianos. Y sin importar además, la múltiple evidencia sobre la ineficacia de los incentivos tributarios para atraer IE y su pobre efecto sobre el crecimiento.

Aberrante situación si además se tiene en cuenta que la enorme contribución de la IE al déficit corriente no representa verdadera inversión para la economía. Gran parte de los publicitados ingresos de IED en los últimos años constituyen simples traspasos de propiedad de manos nacionales a extranjeras, como fue la privatización de Telecom y muchas otras. Para el 2007 el Banco de la República prevé una ampliación del déficit corriente a 3,5 por ciento del PIB, el cual será financiado, nuevamente con IED, que no será más que nueva enajenación del patrimonio colombiano y su traspaso a manos extranjeras. En efecto, el Emisor estima "US$2.410 millones de ventas de empresas nacionales a extranjeros como Acerías Paz del Río, Promigás, Exito, Petco, Colpatria, entre otras".

Los cuantiosos egresos de utilidades explican en gran medida el deterioro de la cuenta corriente en US$964 millones en el 2006, ocurrido no obstante el incremento en las remesas de los trabajadores las cuales alcanzaron US$3.890 millones, gracias en buena medida a los colombianos que emigraron por falta de oportunidades y cuyo éxodo continuó aún bajo coyunturas de elevado crecimiento.

¿Puede considerarse benéfica para la economía una "inversión" que constituye simple traspaso de propiedad a extranjeros y que además gira al exterior la casi totalidad de lo invertido anualmente? Y como si fuera poco, algunos de estos grandes inversionistas utilizan la práctica de reducir su capital en breves lapsos, extrayendo así más rápidamente el capital invertido como ha ocurrido con inversionistas que se apropiaron de grandes rentas generadas por servicios públicos. Adicionalmente, como han revelado diversos estudios, varias multinacionales que invierten en países en desarrollo, utilizan prácticas fraudulentas para evadir impuestos en estos países.

Experiencias de otras naciones en desarrollo respecto al papel jugado por la inversión extranjera tampoco resultan tan edificantes como afirma el Gobierno. En efecto, los cambios en esta entre 1987-2001 no redundaron en mayor crecimiento económico, según concluye un estudio del Banco Mundial, al que me referí en PORTAFOLIO 26/8/06, que cobijó 50 países en desarrollo y 22 países desarrollados (Calderón, et al). La IE, pese a registrar incremento significativo (de 0,5 por ciento al 2,5 por ciento del PIB) no precede al crecimiento, y más bien la causalidad es la opuesta: el crecimiento estimula la inversión extranjera. Además, una muy elevada proporción de la IE en naciones en desarrollo consistió en simple transferencia de propiedad, mediante fusiones y adquisiciones más que inversiones nuevas.

Por su parte, un estudio de la OIT, (revista de la Cepal abril 2007), controvierte las expectativas favorables que sobre el empleo, sin base alguna, el Gobierno proyecta a partir del crecimiento de la IE. Recordemos que a ésta no se le podrán exigir requisitos de desempeño según el Artículo 10.9 del TLC. Dice el estudio:

"Pese a recientes avances económicos y laborales, en el 2004 las tasas de empleo eran inferiores a las de 1990 en Argentina y Brasil; la proporción de trabajadores en el sector informal había aumentado en Brasil y México... La falta de crecimiento del empleo -sobre todo de los trabajos formales con protección social y en algunos casos el deterioro del mercado laboral, han sido lo más decepcionante de la nueva estrategia de desarrollo adoptada por los países a fines de los años 1980 e inicios de los 1990".

Es innegable que en estos países el ingreso de IE fue considerable. En el caso de México el verdadero papel jugado por ésta resulta aleccionador; pese a que la IED representó 3 puntos del PIB (2,9 puntos por privatizaciones) entre 1994-2001 (Lederman et al.), el crecimiento promedio del PIB durante el período que siguió al TLC con Norteamérica, (1995-2003), se redujo a cerca de un tercio del período 1970 a 1981 (6,87 por ciento promedio), según estudio de Alberto Arroyo.

En el caso chileno, paradigma para muchos, el pago de utilidades e intereses a capitales extranjeros ascendió a la sorprendente suma de US$25.000 millones en el 2006, lo que derivó en la caída del Producto Nacional Bruto en 3,3 por ciento. Dichos giros representaron "un monto equivalente a la masa salarial total del país o a 84 por ciento del presupuesto del Estado", pero sobre ello, dicen Orlando Caputo y Graciela Galarce, economistas de la Universidad de Chile, hay un "pacto de silencio en los poderes político y económico chilenos para mostrar una economía siempre en alza" (Néstor Restivo, diario Clarín). Igual puede decirse de Colombia.

La evidencia propia y de diversos países en desarrollo contraría el mito de que la IE sin condiciones impulsará el crecimiento y creará empleos de calidad. Las cifras de balanza de pagos del 2006 son el preludio de lo que será su verdadero "aporte" al desangre del patrimonio nacional y su conversión en extranjero, que ya se ha producido bajo la actual administración, y lo que espera bajo las nuevas reglas o verdadera constitución que regirá a Colombia con el TLC. Las mayores ganancias se derivarán del deterioro de la remuneración, el empleo y de las condiciones de vida de los colombianos.