LA RENUNCIA DEL FISCAL: UN VICTORIA Y UN AVISO