María 150 años de su publicación

Artículo de Héctor Emilio Rodríguez y María Claudia Albam, Integrantes de Renovación Magisterial y Encuentros Pedagógicos

En este primer capítulo Jorge Issac Herrera, autor de la novela Maria da muestras de lo bien que maneja el oficio de narrador, en un adelanto de lo que va a ser la obra señala los pesares que va a padecer, el contraste entre el amor y la muerte, y la belleza del paisaje de las haciendas la Rita y el Paraíso elementos fundamentales del romanticismo que caracteriza la obra y que el profesor Fabio Martínez señala en el informe del 18 de agosto  en Radio Francia Internacional.

Con esta reseña Encuentros Pedagógicos quiere vincularse en los 150 años de publicación de esta importante obra del romanticismo latinoamericano, y sobre todo, remitir a la audiencia de este programa a que conozcan un trabajo que realizaron en la Universidad del Valle sobre el tema en la Revista “La Palabra” número 279 de marzo de 2017 y que puede acceder a él en nuestro sitio web:

http://www.renovacionmagisterial.org/portada/sites/default/files/adjuntos/2017/02/26/LA%20PALABRA%20MARZO%202017%20-%20WEB.pdf

Para contestar a la crítica literaria que persiste en descalificar la novela La Revista Semana fechada el 18 de agosto de 2017 nos trae una anécdota con Jorge Luis Borges

“Cuando Jorge Luis Borges leyó María, la novela insignia de Jorge Isaacs, muchas voces de las letras hispanoamericanas decían que el libro era ilegible. Y que para esa época (finales de los años treinta) nadie era tan romántico ni tan ingenuo como para enternecerse con una historia de amor escrita en 1867. Pero el escritor argentino, famoso por ser un lector exigente y voraz, quedó enganchado.

“ ‘María’ no es ilegible y Jorge Isaacs no era más romántico que nosotros –escribió días después en la revista argentina El Hogar–. Puedo dar mi palabra de haber leído ayer sin dolor las 370 páginas que la integran, aligeradas por grabados al cinc. (…) Si al lector no le basta mi palabra, o quiere comprobar si esa virtud no ha sido agotada por mí, puede hacer él mismo la prueba, nada voluptuosa, por cierto, pero tampoco ingrata”.

La anécdota no es extraña. Incluso hoy, 150 años después de publicada, muchos lectores la consideran romántica en exceso, muy lejana y difícil de leer. Pero quien se sumerge en las páginas de la mejor novela colombiana del siglo XIX suele quedar maravillado por la historia de amor, por la descripción de los paisajes o por su narrativa poética.”

Promocionar: 
Promocionar