Con el PND vamos a lograr el primer lugar del mundo en desigualdad

Tmado de :https://www.las2orillas.co/con-el-pnd-vamos-lograr-el-primer-lugar-del-mundo-en-desigualdad/

Con el PND vamos a lograr el primer lugar del mundo en desigualdad

Tendrán mayores ganancias los empresarios, menores ingresos los trabajadores, la distribución de los ingresos aumentará la brecha y llegaríamos a ser ¡el país más desigual del mundo!

Por:  Marzo 26, 2019

Las élites más cercanas al Duque-Uribismo, lograron de una forma atropellada aprobar un PND de más de 1.400 páginas en las bases, 183 artículos y 128 más adicionados  en un pupitrazo de 5 horas salvado por un escaso quórum de dos Judas de las élites, Luis Eduardo Díaz Granados de Cambio Radical y Mauricio Gómez Amín del Partido Liberal,  ambos de Barranquilla y del clan de los Char, que en su contenido tiene como objetivo central seguir llenando de garantías y privilegios al gran empresariado del país, aquel que representa a las grandes corporaciones multinacionales y al gran capital financiero nacional y mundial y que tiene sus mayores expresiones gremiales en la Andi y en Asobancaria y en el gobierno en un “triángulo del mal” constituido por el Ministerio de Hacienda, Departamento Nacional de Planeación y la junta directiva del Banco de la República, dejando de lado las indispensables inversiones para cumplir los acuerdos de paz.

En los múltiples estudios de organizaciones internacionales tan reconocidas como el Banco Mundial y la Cepal, han determinado que en los últimos años, según el coeficiente de Gini, Colombia con un Gini (una medida de la distribución de ingresos) de 0,53, ocupa el cuarto lugar en desigualdad a nivel mundial y el segundo en América después de Honduras (0,537). ¡Nada de que enorgullecerse!

“De acuerdo con Naciones Unidas un coeficiente de Gini superior a 0,40 es alarmante, ya que esto indica una realidad de polarización entre ricos y pobres, siendo caldo de cultivo para el antagonismo entre las distintas clases sociales pudiendo llevar a un descontento o agitación social. La desigualdad mundial se estima que es de 0,63, donde la renta del 20 % de las personas más ricas del mundo es 28,7 veces más elevada que la del 20 % más pobre”.
 
 

 

 

Colombia con un Gini (una medida de la distribución de ingresos) de 0,53,
ocupa el cuarto lugar en desigualdad a nivel mundial
y el segundo en América después de Honduras (0,537). ¡Nada de que enorgullecerse!

 

 

 

Múltiples investigadores, entre otros varios de la UN, concuerdan  en la evidencia que el rezago tecnológico, las reformas tributarias en detrimento de la mayoría, la reducción de impuestos a grandes contribuyentes, así como la cartelización de empresas legales y la existencia de oligopolios, entre otros factores, profundizan la desigualdad.

 

Con las decisiones del gobierno de Iván Duque, unas contenidas en la ley de financiamiento o mejor reforma tributaria de 2018, donde exoneraron a los grandes empresarios del IVA del 19 % de los bienes de capital importados, redujeron el impuesto del ICA, con lo cual dejan de pagar $10,4 billones y adicionalmente redujeron los impuestos a las rentas del capital del 33 % al 30 % que significan $3,4 billones por cada año menos.

 

Y otras, en el PND, se sigue garantizando y dando más gabelas a la Inversión Extranjera Directa (IED) en el sector del extractivismo, se propone la privatización entre otras empresas como Ecopetrol, no se ve por ninguna parte una política industrial y agropecuaria que fortalezca la producción y el trabajo nacionales, y contiene una reforma laboral y pensional que significa contratos por horas, por debajo del salario mínimo y con un ahorro para el empresario hasta de un 36 % de los costos laborales y por tal una mayor precarización laboral con una significativa pérdida de ingresos en las familias de los trabajadores.

 

En pocas palabras tendrán mayores ganancias los empresarios y menores ingresos los trabajadores, con lo cual la distribución de los ingresos aumentará la brecha y por consiguiente un coeficiente de Gini mayor y por tal fácilmente podríamos llegar al primer lugar en el país más desigual del mundo. Repitámoslo: ¡Nada de qué enorgullecerse!

Y esto que se ve reflejado en el coeficiente de Gini, también puede observarse en la distribución en las cuentas nacionales del PIB, entre capital y trabajo. En los últimos 30 años de neoliberalismo, libre comercio, prerrogativas y privilegios al gran empresariado y al capital financiero y las regresivas reformas laborales, pensionales y tributarias, los trabajadores hemos perdido cerca de 7 puntos en la composición de la contribución del trabajo al PIB al pasar del 37% a cerca del 30%, es decir el equivalente a precios de hoy de $70 billones anuales, que obviamente se gana el capital.

Y todo lo anterior ha sido extensamente desarrollado en el contundente estudio hecho por Thomas Piketty “El Capital en el Siglo XXI”, donde demuestra que en los últimos 200 años de capitalismo, con la sola excepción de las dos posguerras, la desigualdad mundial ha estado en aumento de manera persistente.

Y con el PND de Iván Duque, aupado por la mayoría de las élites, se aumentará la desigualdad en la distribución de los ingresos. Pero con ello se incubarán y se consolidarán expresiones crecientes de inconfomidad y resistencia que encauzarán mayores expresiones de movilización en las redes y en la calles.

Así sucede con los estudiantes universitarios, la minga indígena y campesina, los paros y marchas del sindicalismo y los maestros, la presencia en la plaza de los demócratas y progresistas por la paz.

Y en esta convergencia cada vez de mayor movilización, el gran paro nacional para el 25 de abril que han anunciado centrales obreras y movimientos sociales y políticos, para defender la paz y oponerse al regresivo PND.

Un PND para la desigualdad pero así mismo para luchar por otra Colombia posible.

Twitter @fabioariascut