El país debe movilizarse contra el golpe de Estado en marcha de Uribe

Por Marcelo Torres
Miembro del Comité Ejecutivo Nacional del Polo
Secretario General Partido del Trabajo de Colombia
PTC (moirista)

Las decisiones anunciadas por el presidente Uribe el 27 de junio colocaron a Colombia al borde del desmantelamiento del Estado de derecho. Se pretende implantar una suerte de precepto, tan turbio como inadmisible,  consistente en que si la justicia actúa contra los intereses del primer mandatario, se arriesga a desatar su cólera y no puede esperar menos que ser defenestrada y castigada. De llegar a realizarse la potestad del presidente de decidir qué es y qué no es delito, postulada sin disimulo en la mencionada alocución, se instauraría un monstruoso orden de cosas en el cual Álvaro Uribe, además de cabeza del Ejecutivo sería erigido en juez supremo. Quedaría autorizado el país para alzarse contra este golpe de Estado, que no otra cosa traería la culminación del proceso en marcha, para enfrentar la involución a que sería arrojado por el despotismo ruralizante  uribista en vísperas del bicentenario de nuestra vida republicana.

Páginas