Mancuso miente para ocultar la trampa

Horacio Serpa
¡Los pájaros tirándole a las escopetas! Mancuso, para salvarse, acudió a la vieja táctica de enredar a todo el mundo, buscando que todos sean absueltos. Como en la obra de Lope de Vega: “¿quién mató al Comendador? ¡Fuenteovejuna, señor! ¿Y quién es Fuenteovejuna? ¡Todos a una!

Páginas