Pese al fallo, los pilotos tienen razón