Policia irrumpe violentamente contra trabajadores corteros de caña en huelga

Fwd: DENUNCIA

 

A las 3:00 am los policías sin mediar aviso, dispararon contra los corteros, destruyeron sus carpas, dañando las pertenencias y derramaron los alimentos. Agarraron un cortero y le pegaron con bolillos, después le dispararon en la frente con el arma del gas lacrimógeno quedando inconsciente ahí lo remataron a patadas en la cabeza y cuerpo, fue cuando varios compañeros acudieron en su defensa contra el ESMAD. La policía se quedó con los celulares de lo corteros y $2 millones que usaba el sindicato para comprar alimentos y las manillas para controlar infiltraciones.  

Es bueno recordar que ayer durante todo el día el jefe de seguridad del Ingenio Risaralda, estuvo provocando a los corteros y los trataba de pobretones, muertos de hambre, “secuestradores”. A pesar de eso los corteros mantuvieron la calma y siguieron en la huelga pacífica sin entrar a las instalaciones de la empresa. Pero fue cuando los acorralaron, que debieron saltarse la cerca y correr por sus vidas hacia la cancha interna del Ingenio, hasta ayudando a varios guardas de seguridad que salieron afectados por las bombas arrojadas por la policía.

El ataque solo ha entorpecido las relaciones y generado amplio rechazo de los pobladores de La Virginia, la pregunta de muchos es ¿por qué en el Valle del Cauca los corteros son contratados por la empresa y acá prefieren a los contratistas que se quedan con buena parte de las ganancias de los obreros y sus familias?

También hacemos un llamado a  un sector de la prensa a ahondar en el problema más allá del sensacionalismo macabro de los ataques de la policía y los posteriores enfrentamientos. A escudriñar los negocios entre Ingenio e intermediarios, a mirar los enfermos y las cifras oficiales del Ingenio para emitir análisis rigurosos, a leer los comunicados que hemos publicado desde que creamos el sindicato en los que no dudamos en rechazar las importaciones de azúcar que afectan al ingenio; eso en honor a la verdad. Agradecemos la preocupación de la defensoría departamental y anunciamos que seguiremos protestando hasta que sean atendidas nuestras peticiones, llevamos más de un año pidiendo sentarnos a negociar pero fue solo hasta la huelga que intentan acercamientos con nuestros directivos. El Ministerio del trabajo guarda silencio.

Finalmente agradecemos la solidaridad de la CUT nacional, de todos los sindicatos y organizaciones nacionales e internacionales, y de nuestros pueblos. Ofrecemos sinceras disculpas a quienes no han podido laborar, y deseamos que reine la cordura en el gerente y no la arrogancia que lo caracteriza para dialogar sobre nuestras peticiones y solucionarlo prontamente.

JUNTA DIRECTIVA SINTRAINAGRO -SECCIONAL RISARALDA

—Los corteros, afiliados a Sintrainagro, piden contratación directa y no por SAS—
 
Cinco heridos, dos de ellos graves, es el balance del ataque de un escuadrón del Esmad a un grupo de corteros de caña que en la madrugada de ayer dormían en carpas en las afueras del Ingenio Risaralda, en desarrollo de la huelga que iniciaron el pasado lunes como una desesperada forma de presionar a la empresa para que proceda a su contratación directa y no mediante contratistas disfrazados de Sociedades Anónimas Simplificadas, SAS.
 
Mauricio Ramos, coordinador general del Departamento del Azúcar y Etanol de Sintrainagro, denunció que los agentes del Esmad agarraron dormidos a los corteros y les cayeron con palos y toletes.
 
“Hasta les quitaron sus machetes y comenzaron a arremeter contra ellos. Los molieron a golpes y les dispararon a quemarropa las bombas lacrimógenas. Hay un compañero, Carlos Ossa, que fue alcanzado en la frente por una de estas bombas. Se está muriendo. Y otro compañero, James Alzate, se encuentra en cuidado intensivo por los golpes que le propinaron los policías", agregó Ramos, quien también reportó la detención de un trabajador.
 
Carlos Ossa Trejos lleva alrededor de 11 años cortando caña, es padre de dos hijas y vive en el vecino municipio de Anserma, desde donde todos los días se desplaza porque el corte de caña es el único sustento de su familia.
 
Diego Osorio Montes, Fiscal de la CUT Risaralda, insistió en que los corteros, en contra de lo que adujo la empresa, no estaban bloqueando la carretera que del municipio de La Virginia conduce a Balboa, donde se ubica el ingenio. “Ellos se encuentran en sus carpas al lado de la vía, de modo que no entendemos por qué la fuerza pública llega atacándolos con gases y los desaloja violentamente cuando estaban dormidos”, se pregunta Osorio Montes.
 
En el Ingenio Risaralda laboran unas mil personas, más de 500 de ellas son corteros afiliados desde el 2013 a Sintrainagro, vinculados a través de cinco SAS. También hay unos pocos afiliados a Sintracañaisucol, sindicato que se encuentra a las puertas de su extinción debido a las persecuciones y represalias antisindicales que ha padecido. Y otro grupo está afiliado a Sintrainduar.
 
Aparte de reclamar vinculación directa y no mediante SAS, otro motivo que llevó a los corteros a declararse en huelga es la persecución de que son objeto por pertenecer al sindicato, la violación a la convención colectiva que firmaron hace un año; y la drástica rebaja en el tajo de corte asignado. A cada cortero se le está asignando apenas una tercera parte del corte habitual, es decir, escasos 20 metros de corte diario, que no les alcanza ni para ganar el salario mínimo.
 
Y a eso se agrega la mecanización del corte que viene implementando fuertemente el ingenio, decisión que Sintrainagro considera una forma de persecución sindical.“De ser reemplazados los corteros de caña por máquinas, y sin ninguna otra fuente de empleo digno en la región, estaremos ante un escenario de desempleo y con ello de violencia, porque las necesidades del pueblo no cesan en este país, donde la prosperidad es para algunos y no para todos”, se lee en un comunicado emitido por el sindicato.
 
Para protestar por el procedimiento violento del Esmad contra los trabajadores en huelga, ayer martes en la tarde se realizó en La Virginia una marcha de solidaridad que contó con la participación del movimiento sindical de Risaralda y las familias de los corteros en huelga. Y para hoy miércoles está programado un plantón en la sede del Ministerio de Trabajo en Pereira, para exigirle al ente estatal acciones efectivas para que la administración del Ingenio Risaralda haga respetar la convención colectiva y proteja los derechos de los corteros.
 
Pésimas condiciones laborales
 
Según el fiscal de la CUT Risaralda, las condiciones laborales que ofrecen las SAS a las que están vinculados los corteros del ingenio Risaralda, son pésimas.
 
Son hombres que trabajan al destajo, es decir, a lo que logren hacer en la jornada, con salarios que en muchos casos no alcanzan el mínimo legal. Tampoco les pagan dominicales, ni festivos, ni horas extras, ni transporte, y el derecho a la seguridad social se les viola constantemente. Cuando un trabajador se enferma o se accidenta, el contratista no tiene donde reubicarlo porque su actividad exclusiva es el corte.
 
Y el ingenio se lava las manos diciendo que no son trabajadores propios sino de las SAS. Porque parece ser que el ingenio sí les paga todo a las SAS, pero éstas no les pagan todo a los corteros”, puntualizó Osorio Montes, para quien una manera de solucionar el problema es formalizarlos y así evitar la intermediación.
 
Lo irónico es que las condiciones laborales en el Ingenio Risaralda contrastan con la que ofrecen ingenios como Incauca, Manuelita, Providencia, Castilla, Mayaguez y Pichichi, donde los corteros tienen contratado a término indefinido. “Por qué estos Ingenios sí pudieron formalizar y el Ingenio Risaralda se niega a hacerlo”, se pregunta Sintrainagro en su último comunicado, al tiempo que hace un llamado a Asocaña, accionista de este ingenio, a que respete el derecho al trabajo y a la libre asociación. 
 
Al respecto Osorio Montes informa que desde que Sintrainagro llegó al Ingenio Risaralda, se instalaron mesas para iniciar el proceso de formalización de los corteros, sin ningún avance hasta el momento por falta de voluntad de la empresa, situación que terminó por colmar la paciencia de los corteros que el pasado lunes decidieron iniciar la huelga.