Texto completo del Mensaje al Magisterio y a la Comunidad Educativa de Francisco Castañeda Ravelo

MENSAJE AL MAGISTERIO Y A LA COMUNIDAD EDUCTIVA

 

Hacemos parte de la gran mayoría de los colombianos y Bogotanos que defendemos que la Nación se construye materializando los derechos fundamentales como lo son la educación, la salud, el trabajado digno, la diversidad, el medio ambiente, el disfrute del arte y la cultura, la defensa del patrimonio público y, por supuesto, de la vida y la paz.

 

El edificio del Palacio Liévano, sede de la Alcaldía de Bogotá, NO se puede convertir en una sucursal de la Casa de Nariño, ni el primer mandatario del Distrito Capital, cumplir el triste papel de rehén o títere directo del Uribismo, ni mucho menos el Concejo de Bogotá, ejercer como alto parlante de sus proclamas belicosas, comprometiendo el presente y futuro de los jóvenes, alentándolos a asumir una guerra que no es la suya para que una minoría puede gobernar eternamente e incitando a sectores profundamente intolerantes contra el Magisterio y la inteligencia del país.

 

En educación, nuestro principal reto, desde el Concejo, la Alcaldía y las Juntas de Administradoras Locales de las veinte localidades de Bogotá, es contribuir decididamente a restituir los ambientes escolares, hoy profundamente deteriorados por dos razones:

 

1. El Estado y la Administración Distrital ha dejado a la Escuela a su suerte mientras que docentes, docentes orientadores y docentes directivos, son amenazados por denunciar el micro tráfico o librar a los niños, niñas y jóvenes del acoso o del maltrato. Situación ahora agravada por el reavivamiento del conflicto interno y, su efecto, en el conjunto de hábitos propios de la confrontación que, se trasladan con inusitada rapidez a la Escuela como lo son la amenaza, la agresión física y verbal, apoyadas por los grandes medios que las estimulan a través de seriados que ensalzan a quienes toman la justicia por su mano y los antivalores de las mafias.

 

2. Los ambientes escolares también están deteriorados por la imposición de proyectos y programas sin sustentación académica, a costa de la pedagogía, el bienestar escolar, la sobre carga laboral y el agravamiento de la salud de los educadores y demás trabajadores, todo lo anterior, promovido por el Gobierno Distrital y su Secretaria de Educación, que amenazan con no entregar recursos a los colegios, trasladar a quien se oponga, avalar el maltrato a educadores, especialmente a los provisionales y, peor aún, fraccionando la unidad de la comunidad educativa. A la vez que despedazaron el patrimonio público, convirtieron el plan educativo en plan de negocios, entregándoselo a los carteles de la alimentación escolar que son los únicos que se “nutren” de la misma; como también, a los operarios privados diferentes a la educación para que asumen el papel de la Escuela sin conocer el oficio, desconociendo las especialidades, el estatuto docente, la libertad de cátedra, los derechos civiles, la democracia y el gobierno escolar.

 

Todo para deshacerse del Magisterio Estatal por su permanente liderazgo en la movilización social en defensa del derecho fundamental a la educación pública, científica y democrática. Eso explica porque los candidatos Galán y Uribe Turbay, proponen volver a los clientelistas “convenios escolares”, suprimidos por los gobiernos alternativos o incrementar las concesiones escolares, esos feudos con normas propias de la edad media.

 

Con el propósito de reestablecer los ambientes escolares, exigiremos:

 

  1. Que el peso de la Administración Distrital, contribuya decididamente a materializar la propuesta de FECODE: la Escuela sea Territorio de Paz.

 

  1. El cumplimiento en Bogotá de los acuerdos conquistados por las movilizaciones sociales lideradas por la muchachada y los profesores universitarios en 2018 y, por el Magisterio aglutinado en los 34 filiales de FECODE en 2017, fortalecidos en la negociación de mayo de 2019.[1] Igualmente, el respeto y desarrollo de los acuerdos suscritos entre ADE y la SED en 2012[2] y 2014[3] y las propuestas consignadas en los pliegos de peticiones entre 2016 y 2019, que Peñalosa despreció debido a su y mezquindad  neoliberal.

 

En especial nos referimos al aumento del presupuesto estatal y adecuado en favor de las 64 instituciones de educación superior; como también, de los tres grados de preescolar, básica, media especializada, rural, de jóvenes adultos, la que labora con niños, niñas, jóvenes y adultos en verdadera inclusión, para el Distrito Capital y los más de 1.001 municipios del país.

 

Una jornada escolar en condiciones dignas previas y con sustentación académica, con aumento de plantas de docentes, docentes orientadores, docentes directivos e infraestructura administrada directamente por el Estado, respetando la jornada laboral y las funciones que corresponden a su especialidad, protegiendo el trabajo decente, especialmente de los colegas provisionales.

 

El restablecimiento del programa de formación docente, conquistado por la ADE y debilitado por Peñalosa y, por supuesto, promoveremos la participación de la comunidad educativa en la discusión de la política educativa convocando la Junta Distrital y el Foro Educativo, respetando el papel de los gobiernos escolares en la determinación del rumbo académico de los colegios, ¡antídoto contra el despotismo poco ilustrado! 

 

Además de exigirle al Gobierno Nacional la atención médica digna y oportuna, la mejor contribución del gobierno de Bogotá a la salud del Magisterio es la restitución de los ambientes escolares que brinden garantías a la labor pedagógica.

 

Estamos profundamente convencidos que los sectores alternativos no podemos promover una educación pobre para pobres; en virtud de lo cual, el presupuesto de la Ciudad debe volver a destinarse fundamentalmente a la inversión social y, en educación, tenemos la obligación fortalecer una avanzada propuesta de política educativa pública, implementando también las conquistas alcanzadas en la Ley General de Educación y, si es necesario, solicitándole a la nueva alcaldesa que declare la Emergencia Educativa.[4]

 

¡CON EL PODER DE LA GENTE, UNIDOS LO LOGRAREMOS!

 

Fraternalmente,

 

FRANCISCO CASTAÑEDA RAVELO

Candidato al Concejo por la Educación, la cultura, el trabajo decente, el medio ambiente y todas las expresiones de vida, # 45 por Alianza Verde.

 

11 de septiembre de 2019

Imagen