UNIDAD DE LOS TRABAJADORES Y EL PUEBLO PARA ENFRENTAR EL GOBIERNO DE DUQUE

 

UNIDAD DE LOS TRABAJADORES Y EL PUEBLO PARA ENFRENTAR EL GOBIERNO DE DUQUE

 

DECLARACIÓN POLÍTICA LXI (61) JUNTA NACIONAL DE LA CUT
Julio 5 de 2018

UNIDAD DE LOS TRABAJADORES Y EL PUEBLO PARA ENFRENTAR EL GOBIERNO DE DUQUE

El contexto internacional presenta como signo principal la competencia desatada por los Estados Unidos en pos de recuperar la supremacía en el mercado mundial que se ve afectada por el avance de China en el control de los mercados. Donald Trump ha tomado determinaciones económicas y políticas que afectan los intereses de la mayoría de los países, acciones que han generado resistencias de bloques económicos como la Unión Europea con Alemania y Francia a la cabeza, de China y Rusia, de Canadá y México, configurándose una puja hoy en lo económico y político pero que amenaza con desbordarse a otras formas de la competencia interimperialista sin descartar las disputas militares locales o globales. Imposición de aranceles a las mercancías extranjeras, restricciones a los capitales foráneos, tratamiento criminal a los inmigrantes, construcción de muros como el de México, son algunas de las medidas gringas para intentar recuperar el terreno perdido, y según Trump, enfrentar la pauperización agigantada de la población norteamericana, como nunca antes se ha visto, hay más de 50 millones de pobres, lo cual ha generado múltiples manifestaciones de descontento en la meca del capital imperialista que van a acrecentarse necesariamente porque las soluciones planteados por el gobierno no resolverán el descontento generalizado del pueblo norteamericano. Estaremos atentos al desarrollo de estos acontecimientos que agudizan la crisis del coloso del norte.

Frente a la contraofensiva del gran capital y del imperialismo contra los gobiernos progresistas y democráticos en América Latina, mediante golpes blandos e intromisión pretenden detener las aspiraciones de cambio de los pueblos, llamamos a la solidaridad con el pueblo brasileño y la exigencia de Lula libre, denunciamos el montaje judicial contra el expresidente Rafael Correa y rechazamos los procesos de bloqueos y desestabilización contra Cuba, Nicaragua, Ecuador y la amenaza de agresión militar contra Venezuela. Saludamos el avance democrático en México con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, en la reciente elección presidencial

El nuevo presidente Iván Duque concentra en su política anunciada en la campaña electoral todos los recetarios del modelo económico acuñados por los neoliberales desde 1990, y en especial por los gobiernos de Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, en cumplimiento a raja tabla de los mandatos de Washington. La foto del 2002 se repite en el 2018, Santos y Uribe encarnados hoy en Duque; quien tiene la misión de continuar y profundizar las políticas que han destruido el aparato productivo de la nación, entregando al capital extranjero y las multinacionales las riquezas del país y han sometido a la población y los trabajadores al recorte de derechos y garantías que hacen de Colombia uno de los países más desiguales del mundo.

Uribe y Santos en sus gobiernos arreciaron contra los derechos laborales de los trabajadores, recortaron derechos pensionales (acto legislativo 01 de 2005), disminuyeron el recargo al trabajo nocturno, feriados y horas extras, (Ley 789 de 2002), anularon el régimen especial de pensiones para los nuevos maestros (Ley 812 de 2003), generando terreno favorable y vía libre a las privatizaciones, informalidad, tercerización, flexibilización y precarización. Materializado hoy con las cooperativas de trabajo asociado, los contratos sindicales, los contratos de prestación de servicios, contratos comerciales, outsourcing, los pactos colectivos y demás formas de contratación que envilecen el trabajo, recortan los ingresos, hunden en la miseria a millones de colombianos, en contravía de los informes mentirosos que llevan los empresarios y el gobierno a las conferencias anuales de la OIT de manera reiterada, este año no fue la excepción. Restricciones al ejercicio del derecho de asociación (sólo 3.8% de la fuerza laboral está afiliada a un sindicato), burlas a granel del derecho a la negociación colectiva y real anulación del derecho a la huelga, como lo es, el caso aberrante del aplastamiento por parte del gobierno Santos y la empresa Avianca de la huelga de los pilotos y su sindicato ACDAC; la negación al derechos de negociación colectiva en UNE-EPM: las arbitrariedades y negativas del Banco de la República a atender las justas peticiones de ANEBRE; los 87 despidos en ETB y la pretensión del Alcalde Peñalosa de privatizar y liquidar el patrimonio público, sumado a esto la venta de Electricaribe y la afectación de los derechos de sus trabajadores y pensionados, igual en Hidroituango con el riesgo para los obreros, los despidos de afiliados a Sintravidricol por entrar en huelga, las amenazas que existen hoy, presionados por los gremios empresariales, de privatizar Ecopetrol el mayor patrimonio de los colombianos, en fin, las libertades sindicales en los gobiernos de Uribe y Santos quedaron gravemente heridas, siendo la constante el desconocimiento de los acuerdos de la OIT y los fallos de los tribunales en favor de las libertades sindicales. Al igual que el incumplimiento de los acuerdos firmados en la negociación de los pliegos de los trabajadores estatales y FECODE.

Con el gobierno de Iván Duque se avecinan nuevas agresiones contra los trabajadores, Santos nos deja metidos en la OCDE y en la OTAN, sus argumentos son los mismos empleados en toda la época neoliberal. Vienen por otra reforma pensional regresiva, han anunciado lo inconveniente de mantener la existencia de un salario mínimo legal que ahuyenta la inversión, eliminación del régimen de prima media en favor de los fondos privados de pensiones, va una nueva reforma tributaria que disminuirá los impuestos a los grandes empresarios pero que se repondrán con aumento de nuevas cargas a los asalariados y clases medias, con los recortes y ajustes fiscales. Las fuerzas alternativas, progresistas y democráticos jugaron un papel fundamental en las pasadas elecciones de presidenciales, reflejando en los 4.6 millones de votos de Sergio Fajardo con la Coalición Colombia en la primera vuelta y los más de 8 millones de votos de Gustavo Petro de la Colombia Humana en la segunda vuelta.

La principal razón de la destrucción del trabajo nacional son las condiciones desventajosas en que se encuentra la economía colombiana frente a la competencia de mercancías extranjeras producto de los tratados de libre comercio, tal como se evidencia hoy en el rechazo de los productores lácteos al tratado con Nueva Zelanda que los llevará a la ruina. La economía nacional no levanta cabeza, sus resultados son desastrosos, el desempleo y la informalidad junto a los bajos salarios es lo predominante y va en aumento, si no hay trabajo que genere riqueza y desarrollo, si no hay ingresos y salarios justos para la población por esta vía, no podrá estimularse el consumo y por tanto no se dinamizará la economía con crecimiento y nuevos puestos de trabajo en condiciones dignas y garantías laborales plenas. Se necesita que los trabajadores recuperen parte de los ingresos recortados durante la regresiva etapa neoliberal.

Ratificamos la posición de defensa e implementación de los acuerdos de paz firmados con las Farc en la Habana, y la exhortación para que lo iniciado y avanzado con el ELN se concreten en un acuerdo que ponga fin al conflicto armado y se consolide una paz completa y duradera, pasando por que el gobierno de Santos en su final y el próximo de Iván Duque procedan sin dilación ni complicidad a garantizar la vida de los dirigentes sociales, sindicales y populares, proteger su labor y dar con los responsables de los crímenes cometidos contra ellos que ya suman 266 asesinados, en medio de la mayor impunidad y omisión de las autoridades, enfrentándonos a un escenario de liquidación física y genocidio, que buscan ablandar la lucha la movilización social y las protestas. Rechazamos estos abominables hechos y exigimos acción inmediata de las autoridades, y a los colombianos los invitamos a sumarse a las movilizaciones que se realizar para detener y denunciar estas olas de violencia, en especial la del próximo 7 de agosto en todo el país, por la paz y la vida. Vemos con suma preocupación los zarpazos que contra la JEP ha realizado la nueva coalición de gobierno en el Congreso de la República, que a todas luces significa un retroceso y un palo en la rueda para la consolidación e implementación de los acuerdo de la Habana, esperamos que la Corte Constitucional proceda en derecho y resarza el espíritu de reconciliación nacional establecido en la ley y en el Acuerdo de Paz.

Se ha convocado para el 26 de agosto la consulta anticorrupción, los trabajadores y la población necesitamos que se le pongan controles efectivos a la ejecución del gasto público y se intente evitar el saqueo del erario por parte de quienes han gobernado y gobiernan a Colombia, son más de 50 billones de pesos al año que se roban los corruptos bajo distintas formas abiertas o encubiertas, basta mencionar los casos de Reficar, Odebrecht, Navelena, para mostrar que en la contratación estatal se rige por el principio de que, los monopolios privados, en contubernio con el estado, se alzan con los contratos y dineros, no para ejecutar las obras, sino para desfalcar el país. Por tanto, la CUT hace el llamado a votar SI en cada uno de los siete puntos que contiene la consulta, es una tarea gigantesca. Para que el referendo tenga validez, se requieren más de 12,2 millones de votos y la mayoría de ello debe ser SÍ, adelantemos la campaña junto a los distintos sectores que están comprometidos en esta tarea, y derrotemos a los corruptos.

La Central Unitaria de Trabajadores CUT frente al panorama económico, social y laboral que representa el presidente Iván Duque y su bancada de gobierno en el Congreso de la República, llama a las más amplia y unitaria oposición al gobierno y convocamos que sus instancias de dirección a todo nivel tengan plena comprensión del enorme peligro que nos acecha, y por sobre todo, levante las banderas de la más amplia conjunción de fuerzas de todos los sectores de la sociedad para enfrentar las políticas de este gobierno con la más contundente movilización a todos los niveles. Que Las elecciones sindicales en CUT y FECODE del próximo 21 de septiembre se conviertan en una tribuna que desenmascare la política del gobierno de Duque, y a la vez, impulsemos la organización y coordinación de las necesarias luchas que la población tendrá que librar, ese es el compromiso y la tarea que desarrollaremos los afiliados a la CUT. Los trabajadores no debemos guardar ninguna ilusión ante el nuevo gobierno, en consecuencia, el llamado es a la defensa nuestros derechos laborales, salariales y prestacionales, amén de las libertades sindicales. Enfrentemos la política del gobierno de Iván Duque respaldada hoy por toda la casta oligárquica alinderada bajo el manto del santismo y el uribismo. El presente período requiere de la construcción del más amplio frente por la paz, la democracia y la soberanía que de manera contundente se comenzó a perfilar en las recientes elecciones a congreso y presidencia.

Hacemos un llamado a prepararnos para la contienda electoral del 2019, promoviendo procesos de convergencia que impulsen candidatos que defiendan los intereses de los trabajadores y el pueblo.

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL

LUIS ALEJANDRO PEDRAZA BECERRA                          FABIO ARIAS GIRALDO
Presidente                                  Secretario General

Descargar (PDF, 187KB)