Declaración de Progresistas del Valle del Cauca

La política como la naturaleza aborrecen el vacío, hasta ahora ningún partido en Colombia lo ha logrado llenar, el progresismo es el próximo movimiento político llamado a hacerlo. El progresismo hoy ocupa un espacio, tiene un lugar, pero ese espacio hay que llenarlo de significado, de razones, de sentido, de motivos que nos convoquen a caminar junto al otro y no al lado del otro, ya que de ser así terminaremos contra todos; el año 2011 ha sido un año de transformación, el movimiento de los indignados en Europa, las movilizaciones en Túnez, el Cairo, Benghazi, Dara’a, Madrid, Nueva York, Londres, Santiago de Chile y Colombia han sido el resultado de la indignación de la gente, del despertar, algo va tremendamente mal y el cambio es ahora.

Es preciso por ello, hacer énfasis en el acto de inicio, los y las progresistas deben tener las suficientes raíces para que el soplo del viento no arranque sus cimientos. 

PROGRESO es entonces nuestra piedra angular, ésta palabra define en gran medida lo que somos y seremos.

EL PROGRESO que hemos aprendido es aquel que se sustenta en la acumulación, en los avances tecnológicos y científicos, crecimiento del PIB, aumento de la producción sin importar a quién o a quiénes satisface o cuanta basura hace, un progreso que se afincó en el consumismo hasta el punto de poner en peligro real la existencia misma del planeta.

El PROGRESO que nos define ahora es sinónimo del mejoramiento de calidad de vida de la humanidad, entendido como aquel que posibilita el auténtico desarrollo humano integral. 

PROGRESO como desarrollo sustentable, que tiene como pilar la diversidad étnica y cultural del país, que reconoce la enorme riqueza que representa su biodiversidad, desarrollo integral para todos (as) y no para unos cuantos, que implica por tanto una concepción solidaria y ecológica de la economía, que propugna por la superación de las brechas sociales existentes, que valora la importancia del mercado pero que asume la necesidad de la intervención del Estado para regularlo, de tal manera que los derechos no sean mercancía.

PROGRESO que reconoce el valor de las luchas de los trabajadores, de los estudiantes y de todos los sectores sociales para lograr sus reivindicaciones, excluyendo cualquier método que recurra a la violencia.

PROGRESO que sea expresión de respeto hacia el diferente, donde la paz, que va más allá de la ausencia de guerra, sea una variable a medir, un desafío a onquistar, que asume la democracia como fundamento de su accionar político, democracia que respeta el disenso y el derecho a la libertad de expresión, que permite la participación de todos (as) los (as) ciudadanos en condiciones de libertad e igualdad de derechos y propugna por la equidad de género real y efectiva.

PROGRESO que es posible en la medida en que las mafias de todas las estirpes sean separadas del Estado, de tal manera que la corrupción se convierta en una práctica del pasado.

Por todas estas razones aquí planteadas y la gran responsabilidad que tenemos con el país que espera de los (as) progresistas acciones coherentes con lo que se plantea y propone, se hace necesario proyectar los temas de mayor relevancia para los próximos años.

De todos los fines a alcanzar, sin duda el más prioritario para Colombia es la reducción de la desigualdad y la segregación social. En condiciones de desigualdad resulta difícil alcanzar todas las demás metas deseables. Los pobres y los desvalidos no pueden esperar justicia y mucho menos participar en la cultura y
la civilización de su sociedad. En este sentido, el acceso desigual a los derechos es el punto de partida de toda crítica verdaderamente progresista. La desigualdad ilustra la pérdida de cohesión social, es el efecto de vivir en comunidades cerradas cuya principal función es mantener afuera a las demás y confinar nuestras ventajas a nosotros mismos y nuestras familias, la desigualdad es la mayor amenaza para la democracia1. La desigualdad es antagónica a la fraternidad y ésta es la condición máxime de la política en su mayor esplendor.

El segundo gran fin a alcanzar, es la reivindicación de la ética y la transparencia. El Estado no se construye para saciar la codicia de cada uno, tiene un fin totalmente contrario: la equidad, la solidaridad, el cuidado de lo colectivo, la garantía y el respeto de los derechos, llegar a donde nadie llega, hacer lo que nadie hace. Entonces, cómo es posible que se justifiquen los medios a razón de los objetivos? ¿Cómo puede cumplir el Estado sus fines esenciales cuando no hay una reivindicación de la ética y la transparencia?

El tercero, es la reconciliación del ser humano con la tierra, es decir el centro del progreso gira alrededor del ser humano pero entendiendo a éste con una conexión directa e intrínseca con su territorio, esto implica un cambio de mentalidad, un nuevo sentido de interdependencia global y responsabilidad universal, esto implica una política del amor que reconozca que no hay un yo sin un nosotros y un nosotros sin su madre tierra.

A su vez el progresismo reconoce en nuestro país la existencia de un conflicto armado que requiere de salidas pacíficas, mediante la aplicación del Derecho Internacional Humanitario y la existencia de las víctimas del conflicto armado, las cuales requieren políticas específicas de protección, reparación, restitución y reintegración.

Además de las prioridades ya señaladas, el Valle del Cauca tiene grandes desafíos que abordar: la separación de las mafias del poder del Estado, la recuperación de las tierras usurpadas por el narcoparamilitarismo que hacen del Valle del Cauca uno de los departamentos más afectados por este fenómeno, la urgente reparación individual y colectiva de las víctimas, el rescate y fortalecimiento de lo público, Emcali uno de los grandes ejemplos de pérdida de autonomía con casi 12 años de intervención, el grave problema del suministro del agua con calidad, en unos casos por el control que ejercen sobre ella los dueños del monocultivo de la caña, y en otros por el entamboramiento de los ríos, la contaminación de las fuentes y el abandono de las cuencas, también el grave problema de Buenaventura como ciudad y como el principal puerto en los dos océanos, con un frágil sistema vial y sin plantas industriales, porque este país funciona al revés del mundo entero, con los centros industriales a centenares de kilómetros de los puertos marítimos, y en cada invierno queda al desnudo su pésimo sistema vial.

Es tiempo de visualizar el porvenir, el pasado no fue mejor, simplemente fue diferente, es necesario recorrer la historia para superarla y aprender de ella, hoy necesitamos sanar las heridas, sanar espiritualmente, recuperar la confianza, “si se desconfía de todo, si se pone todo en duda, sino se confía ya en nadie, no hay modo de establecer una base común que permita la convivencia entre los humanos” Boff.

El progresismo debe congregar diversidad y pluralismo, estar dispuesto al diálogo, a convocar diversos sectores, donde se evite la radicalización, los personalismos y los sectarismos, sin que por esta razón pierda su razón de ser, su esencia. Debe convocar a la juventud e incluirla, enaltecer la educación como derecho y como un factor fundamental del progreso, promover la justicia social, defender la constitución del 91 y replantearse las relaciones y distancias establecidas entre el funcionario público y los ciudadanos.

Debe saber asumir los retos que implica gobernar, pero debe también saber asumir posturas cuando así sea necesario, superar las tensiones de los medios de comunicación, e ir más allá de los caudillismos y personalismos, Petro es hoy nuestro referente nacional pero todo proyecto a largo plazo debe tener sustentación, no es Petro, son sus ideas.

Debe superar los personalismos, los juicios de valor, para abrirle paso a la fuerza de los argumentos y romper las barreras geográficas, no sólo pensar en Cali, el Valle del Cauca o la región pacífica o Colombia, somos ciudadanos (as) del mundo.

Ahora bien, el movimiento debe estructurarse, para así tener la capacidad de superarse frente a los desafíos que se le presenten, para lo cual el Valle del Cauca considera que debe ser un movimiento social político, entendido lo social como la constante interacción con las comunidades y la construcción de procesos y el fortalecimiento del tejido asociativo, democrático, descentralizado, donde las regiones tengan participación, en estructura de red, de amplia horizontalidad, con muchos centros para lograr armonía, donde la democracia no sea sólo una parte del discurso, sino una práctica cotidiana, que promueva la participación activa, que reconozca los liderazgos, con reglas de juego pero que sea flexible a los cambios, ésta estructura descrita busca romper el paradigma de la existencia de los partidos solamente para la práctica electoral, tal como pasa en la mayoría de partidos en Colombia.

Exigimos que Progresistas exprese las voces e intereses de las regiones, que en su coordinación nacional haya voceros de las regiones, de modo que los intereses de estas se expresen e influyan de manera equilibrada en las decisiones nacionales. Igualmente exigimos que en las regiones y departamentos podamos ejercer autonomía respecto de nuestros propios asuntos y decisiones.

La toma de decisiones es fundamental para el establecimiento de estructuras democráticas y participativas, por tal razón pensamos que estas se deben tomar con base en criterios tales como la ética, la participación, el debate en busca del consenso como aspecto fundamental, si finalmente esto no se logra en última instancia las decisiones se tomarán por votación.

Los miembros de progresistas serán todas aquellas personas u organizaciones que respeten y se comprometan con el programa a nivel nacional, regional y local, los criterios organizativos y el trabajo político y social en un frente concreto. En relación a los criterios de permanencia, estos deberán estar íntimamente ligados con la igualdad, la identidad con el proyecto político, la transparencia, la buena
voluntad, la pluralidad, la capacidad de escucha y la solidaridad.

Puntos de disenso: Ser gobierno – ser movimiento? Ser partido – ser movimiento? Se disuelven las estructuras para darle paso al movimiento?¿Quiénes pueden hacer parte de progresistas?
Temas: 
Personas: