Fue un paro triunfante, que le rompió el espinazo al 1278