Germán Patiño, faro humanista del Pacífico colombiano. Editorial de la Revista La Palabra

"Le llegó inesperada, como le suele llegar a los que viven distraídos con las bellas ideas del arte, con la música, con los poemas, pensando en el dilema de la vida. Lo sorprendió en silencio, como dice el verso del Anónimo Sevillano, que tanto le gustaba repetir a Borges y que fue lo último que una noche fría, en una esquina de Buenos Aires le escuchó a su amigo Henríquez Ureña: Oh, muerte ven callada como sueles venir en la saeta."

"Y así fue no sólo para él, también para Cali, para cada uno de los que lo conocimos, porque en la mañana del lunes 19 de enero, recién iniciado el año, antes de que entráramos en el mundo de los recuerdos, de la nostalgia, antes de que algunos sintieran la soledad y otros la proximidad de la saeta, todos nos sorprendimos con la triste y mala noticia de la muerte de German Patiño, hombre representativo de nuestra comunidad, representativo a la manera como lo quería Ralph Waldo Emerson, porque German pensaba que la fuerza está en la acción y la acción es parte de la cultura."

De esta manera comienza este artículo de la revista La Palabra la cual invitamos a leer.

Ver edición de la Revista La Palabra. Febrero de 2015

Archivos adjuntos: 
AdjuntoTamaño
Icono PDF LA PALABRA FEBRERO 2015.pdf1.62 MB
Temas: 
Regiones: