LA HORA DE LAS DEFINICIONES Y LA UNIDAD PARA EL MAGISTERIO

Nota editorial Renovación Magisterial, domingo 15 de marzo de 2015

Por: Miguel Ángel Pardo Romero[1], Fiscal de la ADE

La Junta Nacional de FECODE, se reunió el pasado miércoles 11 de marzo y tomó dos importantes decisiones por UNANIMIDAD, las cuales compartimos plenamente: la primera, continuar fortaleciendo la UNIDAD con los demás trabajadores del Estado y, la segunda, aprobó un Paro Nacional, cuya hora cero establecerá el Comité Ejecutivo de FECODE, si el Gobierno Nacional no muestra disposición de diálogo en el proceso de negociaciones  que inicia mañana.

En desarrollo de la primera decisión, el próximo jueves 19 se realizará en todo el país una Jornada Nacional de Protesta de  los trabajadores del Estado para rodear con la movilización a las respectivas comisiones negociadoras. Pero también se trata de conminar al Gobierno y al Congreso de la República a modificar el proyecto de Plan Nacional de Desarrollo –PND- porque está en contravía de una financiación adecuada que garantice los derechos a la educación y a la salud.

En el caso de la educación, por ejemplo, reitera  el contenido regresivo del actual PND, el cual no incluye a los niños de 3 y 4 años de edad en el sistema escolar y pone en entredicho la atención del grado de transición en los colegios oficiales, lo que equivale a una reforma constitucional de contrabando. A la vez, difiere la universalización de la educación media para el 2030 y, a la “jornada única”, la deja sin recursos, lo que significaría más tiempo con los estudiantes pero sin más planta de personal, ni más infraestructura, ni incremento salarial pero si mayor sobre carga laboral y deterioro en la salud del Magisterio. 

La segunda decisión de la Junta Nacional de FECODE, la declaratoria del Paro Nacional si el Gobierno no muestra disposición de diálogo, es tácticamente coherente con los hechos, con el contexto económico y el contenido del Petitorio.  Lo dijimos en la emisión pasada y lo reiteramos, Santos NO puede pretender fortalecer el proceso de paz, haciéndole conejo a  los trabajadores y a la educación. Que los diálogos en la Habana lleguen a buen puerto sería un avance histórico para la democracia. Pero el denominado proceso de paz, también se pone en peligro, cuando los gobiernos niegan los derechos de la población y, a renglón seguido, la agrede cuando los reclama o cuando desconoce los acuerdos con las organizaciones sociales de la población, entre ellas con FECODE. 

En el caso de Bogotá le exigimos al Secretario de Educación el cumplimiento de los Acuerdos suscritos con la AE y SINDODIC, el pasado 29 de octubre.

Aunque reconocemos el carácter progresista del Gobierno Distrital, la supresión de más de 101.000 cupos en los colegios de convenio, la mayoría de ellos en la actual Administración, como también, haber potenciado el presupuesto en formación docente, ambas propuestas hechas por la ADE, le advertimos al Señor Secretario de Educación de Bogotá, que NO admitiremos que, el cumplimiento de las denominadas “metas” del sector educativo, se haga sobre la base de desconocer la autonomía, el gobierno y la democracia escolar; de no reconocer a las maestras y maestros como pares académicos, de aumentar la sobrecarga laboral con los consecuentes estragos en la ya deteriorada salud del Magisterio y demás trabajadores de la educación o de modificar regresivamente la jornada laboral.  En fin, no aceptaremos que descuaderne la vida de los colegios a cambio de costosos y efectistas  programas que se atropellan entre sí.

Sus prioridades de “política educativa” están en contravía de Bogotá Humana cuando anunció retirar 1645 personas de servicios generales -precisamente en el mes que honramos la lucha por los derechos de la Mujer- y 769 vigilantes, dizque por recorte presupuestal, mientras se es diligente para financiar injustificadamente con recursos públicos a los operarios privados de los colegios en concesión. No sobra decir que  todos son empleos necesarios para la seguridad de los colegios y salud de los niños que tanto se jactan defender. ¡El mundo al revés!.. No sobra anotar que por presión de las organizaciones sindicales de directivos y docentes se reintegraron la mitad de las trabajadoras del aseo; aspiramos que se enderece  favorablemente la situación esta semana, ojalá continuando el proceso de formalización laboral que viene desarrollándose en la Secretaría de Educación.

Reiteramos: cumplir los Acuerdos suscritos entre las organizaciones sindicales y los Administraciones, ya sean nacionales o distritales, tiene fuerza de ley acorde a los convenios internacionales, los cuales a su vez hacen parte de la legislación interna. Acatar la normatividad vigente cuando expresamente le sirve al trabajo digno, a la educación estatal y al patrimonio público, sin buscar “un mecanismo” para vulnerarla como en caso de la autonomía y la democracia escolar o la financiación de los colegios en concesión, eso es democracia y les permite marchar en movilizaciones por la paz con la cabeza en alto. 

Análoga situación ocurre con los Acuerdos suscritos el 16 de mayo de 2014 entre el Ministerio de Educación Nacional y FECODE, especialmente frente a la dignificación del salario y el  aumento salarial progresivo para todo el magisterio, por encima del ajuste anual en el presente cuatrienio; ante la tramposa evaluación de competencias y en favor de un régimen de ascensos acorde con criterios académicos para los colegas regidos por el Decreto 1278 de 2002 (experiencia, títulos o producción académica), por el derecho a la salud y  el pago oportuno de prestaciones; como también, el aumento del PIB destinado a educación a 7.5%. A lo que sumamos, nuestra exigencia de jornada única pero con los criterios que defiende el Magisterio, el sector educativo y la academia. Aspectos centrales del actual Pliego de Peticiones del Magisterio, razón por lo cual debemos potenciar la movilización y prepararnos para jornadas de protesta de largo aliento.

Más grave que la exclamación de Luis XIV, “el Estado soy yo”, es que algún funcionario  de alto o mediano rango del orden local o nacional, se creyera que “la democracia soy yo”.

 

------------------------

[1] Miguel Ángel Pardo Romero, Magister en Historia, licenciado en Ciencias Sociales. Ex delegado del magisterio de Bogotá ante la Junta Distrital de Educación (JUDI) y ante el Comité Distrital de Capacitación Docente (CDCD). Ex –presidente y actual Fiscal de la ADE. Correo miguep2011@gmail.com, facebook: Miguel Ángel Pardo Romero, Twitter: miguep_ade, página electrónica www.renovacionmagisterial.org. Radio Revista Aula Múltiple, domingo 15 de marzo de 2015, dial 1400 AM o, también en directo por http://www.renovacionmagisterial.org/portada/emisora, domingos 10 a 11 de la mañana.  

Archivos adjuntos: