¿Se justifica maltratar a los docentes por el paro de Fecode?