Nuestros retos en 2015. Planteamientos a consideración de la Junta Nacional de Fecode

El presente año se anuncia como uno de los más complejos para el Magisterio, la Comunidad educativa y el Movimiento Obrero desde el punto de vista político y laboral. Es necesario pasar revista a las herencias de los últimos cuatro años, especialmente lo acontecido en 2014 y establecer las líneas gruesas de nuestras prioridades y proceder táctico para 2015. En ese orden de ideas, es inevitable abordar temas como las medidas de Santos en materia laboral, salarial y política educativa; la ejecución del histórico presupuesto destinado a educación e  inversión social en Bogotá; el proceso de paz y las elecciones regionales del 25 de octubre, especialmente, a la Alcaldía en el Distrito Capital.  

Las medidas de Santos en el terreno laboral y salarial

El Gobierno Nacional de Juan Manuel Santos, NO puede hacerle conejo a los sectores sociales y pretender fortalecer el proceso de paz.

Tal como lo afirmó nuestro compañero Fabio Arias Giraldo, Secretario General de la CUT, “… el aumento del Salario mínimo por decreto, en tan solo un 4,6% significa que el Gobierno Nacional  solo atiende al empresariado y es un nuevo fracaso de la concertación. Con el agravante que incumplió a los trabajadores en restituir el pago de horas nocturnas desde las 6:00 pm que arrebató Uribe desde el 2003 y en exonerar a los pensionados, como lo hizo con los empresarios, del pago de 8% de su aporte a salud”.

A ello se suma, el desconocimiento de los acuerdos suscritos en mayo con FECODE, especialmente el incumplimiento del Gobierno Nacional con un nuevo modelo de ascensos para los colegas regidos por el decreto 1278 de 2002, con base en los criterios acordados. Tampoco ha cumplido, con  mejorar la atención médica y ponerse al día en las prestaciones sociales. Estos puntos y la materialización de la nivelación general salarial progresiva para todo el Magisterio en los tres próximos años, adicionales a los aumentos anuales, serán aspectos centrales del Pliego de Peticiones  y de la lucha de las 33 filiales de FECODE que libraremos desde principio del año.

FECODE requiere ganar opinión pública alrededor de nuestra propuesta de jornada única, explicando por qué se distancia de la parodia que impulsa la Ministra, lo que obliga a establecer unos criterios con los cuales la comunidad educativa se sienta identificada. A la ADE le ha correspondido adelantar el debate, a propósito de los rumbos erráticos que desde la Administración Distrital pasada han puesto en marcha los últimos tres Secretarios de Educación y ha consignado en la parte correspondiente a los Desacuerdos del Acta de Negociación con la SED, una clara posición sobre el particular que contribuye sin duda alguna al debate[1].

Reiteramos que no puede existir política educativa pública avanzada sin dignificación de la profesión y del trabajo, diferencia sustancial con la posición neoliberal que impone reformas a costa de la sobre carga laboral y de menor inversión presupuestal, se hace necesario entonces exigir el aumento de las plantas de personal y su formalización laboral, especialmente de trabajadores administrativos y servicios generales, la modificación favorable de los “parámetros” y el presupuesto para hacer de la formación docente un derecho; como también, pugnar por frenar la perversa privatización e insistir en universalizar la gratuidad plena para fortalecer el derecho de los niños y jóvenes.  

La ADE ha logrado dar pasos en positivo en estas materias, las cuales deben tenerse en cuenta[2] y FECODE debe hacer un balance de los Pliegos y las negociaciones regionales, lideradas por los sindicatos filiales, a la hora de establecer prioridades en los objetivos de la batalla nacional que está por desarrollar, porque cualquiera de las exigencias planteadas significará una ardua lucha para alcanzarlos.

La Federación como integrante mayoritario de la CUT debe coordinar sus luchas con el conjunto de los trabajadores y el resto de la población alrededor de sus derechos. La primera gran movilización de este año, planteada para el 25 de febrero debería convocarnos a todos y todas y no solo a los educadores.

Finalmente, dos batallas a mediano plazo deben quedar expuestas. La primera, nuestros planteamiento sobre la expiración en 2016 de los Actos Legislativos de 2001 y 2007 que retuvieron importantes recursos de las regiones en manos de la Nación, las llamadas transferencias, cuyo recorte negó el derecho a una mejor  educación y a la salud.  La segunda, el estatuto docente que dignifique la profesión de todo el Magisterio, para lo cual insistimos, FECODE deberá fortalecer su proyecto con base en los aportes de las filiales, entre ellas la ADE. [3]

 

El presupuesto distrital y nuestras prioridades en educación

Fue aprobado en una cuantía de $17,302 billones. Los mayores rubros corresponden a inversión social: educación $3,3 billones, salud $2,2 billones, movilidad 1,4 billones e Integración Social 1,2 billones. Tal como lo resaltó Yezid García Abello, Concejal de los Trabajadores y del Sector Educativo e integrante de la Alianza Verde, “… el presupuesto se destinará a inversión en 83%, funcionamiento 12,5% y servicio de la deuda en 4,5%. Vale la pena contrastar estos porcentajes con el presupuesto nacional aprobado para 2015 por 216 billones, del cual sólo 21,4% es para inversión mientras 56% se destina a funcionamiento y 22,6% al servicio de la deuda. Las preocupaciones del Concejo sobre la utilización del cupo de endeudamiento para obras de movilidad, entre ellas el Metro, el Transmilenio por la Boyacá y los Metrocables quedaron satisfactoriamente resueltas.”

Esta buena nueva, no nos impide reiterar nuestras diferencias con el actual Gobierno Distrital, especialmente con el Secretario de Educación, en dos aspectos:

  • La primera diferencia es con su decisión de prorrogar la mayoría de las concesiones escolares, la cual es un acto neoliberal e  ilegal, más aún si se toman recursos del presupuesto de la SED, después de que la Ciudad  y el Concejo de Bogotá se los negó, gracias a las acciones sustentadas y de movilización que contaron con la decidida participación de la ADE.  Señor Alcalde y  Doctor Sánchez, les recordamos y les advertimos: ¡NO hay razón pedagógica Ni legal que justifique la prórroga de los colegios en concesión, les corresponde garantizar la reversión en su totalidad! [4].

No sobra anotar que desarrollaremos una sistemática labor pedagógica en favor de la educación y el patrimonio público, con la comunidad educativa de los tres colegios concesionados que retornaron al Distrito a partir del presente año.

  • La segunda gran diferencia es que la distribución del presupuesto en educación sigue evidenciando el desconocimiento de las prioridades en el sector educativo. Un ejemplo de ello es el aumento desproporcionado en un 104%, para un programa desarticulado como es el caso de 40 X 40, frente al debilitamiento en un - 42.4% en Enfoques diferenciales, destinado entre otros la atención a NNEE y, en -21.7 %, en recursos que se destinan para la universalización de la educación media especializada.[5]

Ahora bien,  aspiramos que el aumento para la ampliación a tres grados de preescolar en un 38.4%  ($150, 590, 000,000) y de Hábitat Escolar en 5.9% ($556, 137, 389,000) contribuyan a dignificar decididamente las condiciones del proceso pedagógico con bienestar escolar y laboral. 

Estaremos atentos en cuanto a la ejecución de los recursos y movilizados en cuanto a la defensa de la educación oficial, el patrimonio público y las condiciones dignas de trabajo. No admitiremos que se fuercen metas del Plan Sectorial de Educación, a costa de la dignidad y bienestar de los niños, jóvenes, el magisterio y demás trabajadores. La única forma de garantizar que los gobiernos alternativos, democráticos y/o progresistas continúen y avancen, es comportarse como tales.

Por tales razones, también será prioridad de la ADE, materializar los importantes logros en la negociación ADE- SINDODIC y la SED, suscritos el pasado 29 de octubre, en la parte de los Acuerdos consignados en el Acta respectiva. Los 21 Acuerdos alcanzados recogen aspiraciones de directivos docentes y docentes regidos por los decretos 2277, 1278 y provisionales, de todos los niveles educativos y áreas. El cumplimiento de los acuerdos dependerá de nuestra apropiación de ellos, argumentación, firmeza y movilización.[6]

 

La situación política de 2015 y el papel de la comunidad educativa

El proceso de paz, superó las dificultades provenientes de varios sectores, especialmente los obstáculos del Uribismo que no desiste en su propósito de llevarlo al fracaso para predominar políticamente avivando la guerra perennemente. Sin embargo, el Uribismo ha fijado como su meta tomarse los gobiernos y las corporaciones públicas regionales y locales en las elecciones de octubre de 2015.

Una vez más, el Magisterio será protagonista y contribuirá decididamente desde la academia, en su condición de ciudadanía y como parte de la organización social más numerosa del país, a que la oportunidad histórica  de terminar el conflicto interno se concrete y que los gobiernos democráticos locales se extiendan. Es evidente que las dos tareas están íntimamente relacionadas.

De sobra sabemos que pese a las dificultades y diferencias con los últimos tres gobiernos distritales, la lucha por la educación pública y la dignificación del trabajo se libran en condiciones más democráticas, de allí los parciales pero importantes avances alcanzados. Irresponsable sería hoy soslayar este hecho e invitar a asumir el limitado papel de espectadores, permitiendo sin resistencia alguna que el Uribismo asuma el control de la Administración pública de la Capital y de la mayoría del millar de municipios del país.  

Los retos de 2015, serán mayores  pero los afrontaremos con movilización y, especialmente, con la tenacidad, dignidad e inteligencia que nos caracteriza. Saldremos adelante.

Facebook de Miguel Pardo, Fiscal de la ADE        Twitter de Miguel Ángel Pardo          Facebook de Renovación Magisterial y Educativa                      

 



Notas:

[2] Ibídem

[4]  Ibídem

Archivos adjuntos: 
AdjuntoTamaño
Icono PDF Texto PDF Nuestros retos en el 2015424.73 KB