Publicación para el Atlántico, Renovación Magisterial 2004

La remoción de Quintín: sospechosa, inconveniente e injustificable
 
En forma abrupta y sin mediar explicación, la mayoría de la junta directiva de ADEA procedió a remover de la presidencia al compañero Adolfo Quintín Martínez y relegarlo a un cargo de segundo orden. Tal determinación se dio en una especie de golpe de Estado fraguado por ocho de sus miembros para acabar con una gestión presidencial que ellos mismos vienen reconociendo como histórica por los éxitos alcanzados en pro del sindicato y por el espíritu unitario que Quintín impartió desde su cargo, destinado a superar las viejas contradicciones, brindando garantías a todos los sectores, incluidos aquellos que no tienen participación en la Junta Directiva, sobre la base de “unirnos todos contra la política antipopular del gobierno de Uribe, defender los intereses del magisterio, del sindicato y de la educación pública”.

 

Regiones: